Huawei presentó en Berlín su nueva gama de teléfonos insinga, los Mate 30, la primera que llega luego de la prohibición comercial estadounidense y que por lo tanto funcionará con una versión de código abierto de Android pero sin acceso a aplicaciones de Google, como Gmail, Maps o Youtube.


Se trata del primer gran lanzamiento de la empresa china luego de que en mayo el gobierno de Estados Unidos la colocara en la lista negra (la “Lista de Entidades”) del Departamento de Comercio, lo que en los hechos le prohíbe comprar suministros de empresas estadounidenses.


Esa restricción comercial, que abarca tanto a piezas de hardware -como procesadores o micrófonos- como de software -aplicaciones-, apuntó a romper la cadena de suministros de Huawei, segundo fabricante mundial de teléfonos, y generó expectativas sobre cómo el fabricante asiático se las arreglaría para seguir vendiendo sus smartphones.

(Fuente: Télam)