HAY UNA TREINTENA DE ASPIRANTES A SUCEDER A SANTOS EN COLOMBIA

Colombia se encamina hacia sus próximas elecciones presidenciales, en mayo del año próximo, con un inusual número de aspirantes a la presidencia, una particularidad que los analistas atribuyen al desprestigio de los partidos tradicionales, que derivó en la fragmentación de fuerzas, y al intento de algunos dirigentes por posicionarse.
Al cuadro se suma un factor extra: las dos figuras más fuertes de la política colombiana de los últimos 15 años, el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor, Álvaro Uribe, no pueden ser candidatos porque la Constitución se los prohíbe.
Cuando restan siete meses hasta los comicios que deben definir quién se queda con la jefatura de la Casa de Nariño, hay al menos 25 dirigentes que ya adelantaron sus intenciones de presentarse como candidatos, la enorme mayoría de ellos a través de un proceso de recolección de firmas que deja de lado el sello de un partido.
La dispersión hace casi obligatorio pensar en alianzas, porque parece claro que ningún candidato puede, por sí solo, encaminarse hacia la victoria. El devenir de los próximos meses permitirá ver cómo se despeja el camino hacia tres o cuatro presidenciales con chances reales de triunfo.
La Ley 996 de 2005 habilita que un grupo de ciudadanos pueda reunir firmas equivalentes a tres por ciento del padrón (algo más de 416.000 rúbricas) y anotar un postulante, aunque, claro, para ese paso legal debe cumplirse otra serie de requisitos.
La pulseada por la presidencia de Colombia será el 27 de mayo, y el ganador debe lograr la mitad más uno del total de los votos. Si no lo logra, el 17 de junio habrá una segunda vuelta entre los dos aspirantes con mayor respaldo.
“El elemento clave es la crisis de los partidos y del sistema de partidos, lo que hizo que surgieran movimientos; emergieron, además, varias divisiones de los partidos Liberal y Conservador, y la fragmentación de la izquierda es fuerte”, explicó a Télam Jorge Iván Bonilla, analista y académico de la Pontificia Universidad Javeriana.
Casi en coincidencia con él, Jorge Bustamante, politólogo y columnista del diario El Tiempo, enumeró a esta agencia cuatro hechos para explicar la dispersión: “El desprestigio de los partidos; los periodos electorales de solo dos presidentes, lo que hizo que se acumularan aspiraciones; las pugnas internas en partidos que fueron fuertes, y que generaron idas de dirigentes, y la necesidad de posicionarse de quienes creen que llegó su cuarto de hora”.
De movida, Colombia ve aprestos en busca de candidatearse de estos dirigentes: el ex vice Germán Vargas Lleras, por el Movimiento Mejor Vargas Lleras; María del Rosario Guerra, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque por el uribista Centro Democrático; el ex procurador Alejandro Ordoñez, por el Movimiento Patria de Pie, y el también ex vice Humberto de la Calle, por Un País donde Quepamos Todos.
No está claro qué fuerza acompañará a Juan Carlos Pinzón, que podría ser postulado por el Centro Democrático o por el movimiento que él mismo inscribió, Ante Todo Colombia.
El Partido Liberal tiene uno de los cuadros más complejos, y definió que escogerá su postulante a partir de consultas mensuales que irán eliminando de a uno a los anotados. Por ahora, buscan la chapa presidencial los senadores Juan Fernando Velazco, Édinson Delgado y Juan Manuel Galán, y el ex ministro Juan Fernando Cristo, pero está abierta la chance de que De la Calle se sume a esta contienda, aunque haya hecho reserva de nombre por fuera.
También anunciaron sus intenciones de buscar la jefatura del Estado estas figuras: Claudia López, por el Partido Verde; Jorge Robledo, por el Polo Democrático Alternativo (PDA); Gustavo Petro, por el Movimiento Colombia Humana; Marta Ramírez, por Una Colombia Honesta y Fuerte; Piedad Córdoba, por Poder Ciudadano; Clara López, por Todos Somos Colombia, y Sergio Fajardo, por Compromiso Ciudadano.
En mayo se dará una curiosidad: el oficialista Partido de la U, el de Santos, con la mayor bancada en el Congreso, no tendrá candidato propio y analiza a qué coalición aportará, probablemente con Clara López o Vargas Lleras como cabeza del binomio.
“La campaña no arrancó pero ya se vislumbran alianzas, y en esto será clave la división entre fuerzas que apoyan el proceso de paz (con las FARC y el ELN) y las que lo rechazan; se tratará de elecciones muy ideológicas”, evaluó Bonilla, en declaraciones a Télam.
Para el analista, “los partidos entraron en crisis hace unos 20 años, pero ese proceso se aceleró en los últimos 10, y la prueba es la cantidad de candidatos por firmas” que ya se inscribieron.
Bustamante, a su turno, atribuye esa particularidad a que “los partidos no fueron capaces de resolver sus conflictos internos a través de mecanismos habituales”, sumado a que hay personalidades que “llegaron desde afuera de la política, hicieron buenas gestiones, tienen prestigio y armaron pequeñas estructuras”, por fuera de las grandes fuerzas.
En verdad, la nómina de quienes hicieron reserva de nombre y pretenden formalizar sus candidaturas va más allá de dirigente con pasado de gestión.
Un primer relevamiento incluye a Aldemar Narvaez Serrato, por el Partido Popular Colombiano; David Turbay Turbay, por el Partido de Integración Social; Efraín Torres Plaza, de Dignidad para Todos; Hilmar Moreno Villareal, de El Pueblo debe estar más cerca de la Presidencia; Carlos Caicedo Omar, por Fuerza Ciudadana, y Myriam Pinilla, de Cecam-Poscla.
Además, se anotaron Jaime Araujo Rentería, por Indignados en Rebelión; Juan Sebastián de Zuviría, por el Movimiento Libertario; Jaime Bedoya, por Colombia Lectora; Alexander Amaya, por PAP; Luis Cifuentes Peña, por Colombianos por la Democracia; Eivar Galíndez Portilla, por el Movimiento Social Ideológico Colombiano; Neys Santana Sarmiento, por el Grupo Significativo Social-Demócrata Liberal; Julio Fuenmayor Girón, por Proyecto 40; Cristóbal Arcila, por el Movimiento Simón Bolívar; Fabio Forero Xchávez, por Serecracia; José Pulgarín Vargas, por Nueva Colombia; Héctor Martínez Meléndez, por Organización Nuevo Horizonte, y Alejandro Sánchez Polania, por Colombia me Inspira.