GRACIELA OCAÑA: “EN ESTA ELECCIÓN, LA OPCIÓN ES CAMBIEMOS O VOLVEREMOS”

23

La primera precandidata a diputada nacional de la lista de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, Graciela Ocaña, dijo que en las próximas elecciones se juega la opción “Cambiemos o Volveremos” y que la ex presidenta Cristina Kirchner “dejó una generación sin perspectivas de progreso”.
En una entrevista con Télam en su oficina de la legislatura porteña, Ocaña habló de su salto a territorio bonaerense junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, a quien elogió al considerar que la mandataria bonaerense “da la lucha contra las mafias”.
Además habló de la carta abierta en la que le pidió a la procuradora Alejandra Gils Carbó que pida licencia hasta que se aclare su situación: “Me indigna que en vez de ser la fiscal que resguarda el interés público sea una encubridora de la corrupción del kirchnerismo”, le apuntó.
Télam: ¿Como pasó de postularse para la Defensoría del Pueblo a encabezar de la lista de Cambiemos?
Graciela Ocaña: Vengo trabajando con María Eugenia, tengo una enorme admiración y me une a ella una firme voluntad por la transparencia, en la lucha contra las mafias, porque yo di esas batallas. Uno no la pasa bien. Y esta mujer, muy decidida, está llevando adelante estas peleas. Empezó cuando me invitó a almorzar, me pidió ideas y me invitó a participar de sus equipos, hace un año más o menos.
T: ¿Se fue a la provincia porque tenía más afinidad con Vidal que con Horacio Rodríguez Larreta?
G.O.:No pasa por la afinidad. Vimos los problemas que hay en la provincia. Temas como salud o transporte tienen que resolverse desde una perspectiva metropolitana. Y es una enorme oportunidad para hacerlo.
T: ¿Y cómo te resulta hacer campaña en la provincia?
G.O.: Fácil. Hay un gran equipo de candidatos y de funcionarios. Y hay prestaciones reales, eliminando bolsones de corrupción o de privilegios. Podés hablar de las cosas que se están haciendo, y no de promesas. Se está llevando el SAME, orgullo de los porteños, a todo el conurbano. Pero además de comprar los móviles la provincia le paga al personal y lo capacita. Esas cosas hacen la diferencia entre la vida y la muerte. Ni hablar del plan de infraestructura. Antes había una obra solamente en tiempo de campaña, y no se terminaba. Ahora la gente sabe que las obras empiezan y se hacen. El otro día fuimos a Morón porque se terminaron las obras de la cuenca del Boquerón para que deje de inundarse. La gente estaba muy agradecida y decía: “Pero cómo esto no sale en ningún lado”. Siempre es más lindo inaugurar algo que se ve. Pasaba mucho en salud, donde es muy lindo cortar la cinta de un hospital, pero si no tenés personal ni insumos, no sirve. Pero a eso no le podés poner una cinta y cortarlo. María Eugenia entendió eso. Resuelve los problemas de fondo, que a veces no se ven.
T: ¿Y eso sirve para ganar las elecciones?
G.O.: No se hace para eso, sino para resolver los problemas de los bonaerenses. Durante 30 años se usó la provincia como trampolín para otra cosa, y eso llevó a la situación actual.
T: Igual que Elisa Carrió, usted suele denunciar al poder, y eso tiene más sentido estando en la oposición. ¿Cómo se hace siendo parte del oficialismo?
G.O.: Yo denuncié al poder desde el poder. Lo hice desde el Ministerio de Salud, desde el PAMI, porque si hay algo que no acepto es la corrupción. No me importan las excusas que se puedan dar: para financiar campañas, para hacer políticas, el “roban pero hacen”. Yo no lo comparto. También me gusta el hacer, y la posibilidad que me dio María Eugenia de aportar ideas. Me gusta la gestión, creo que hice una buena gestión en el PAMI, o es lo que me dicen los jubilados. Y controlar al poder que es una de las tareas que se tiene que hacer desde el Congreso. Yo estoy convencida de que la transparencia genera más eficiencia en la gestión.
T: Jaime Durán Barba dijo que se percibe a Cristina Kirchner como la candidata de los pobres. ¿La ve así?
G.O.: Para mí es la candidata de los Ni-Ni. De la generación de jóvenes que dejó su gobierno que ni estudian ni consiguen trabajo. Dejó una generación sin perspectivas de progreso.
T: ¿Qué la motivó a escribirle una carta abierta a la procuradora Alejandra Gils Carbó?
G.O.: La indignación. Me indigna que en vez de ser la fiscal que resguarda el interés público sea una encubridora de la corrupción del kirchnerismo. Mientras siga pasando, los argentinos no tenemos garantizada la Justicia. Debería renunciar, pero como no tiene los valores éticos para hacerlo, le pido en la carta que al menos pida licencia. En el caso del fiscal José María Campagnoli, había sido solo imputado por uno de sus acusados, y ella lo suspendió. Ella está imputada, llamada a indagatoria y tal vez termine procesada. Con esos argumentos yo le pido en la carta que tenga la decencia de pedir licencia, salvo que ella crea que la ley o las normas no aplican para ella. Ella está imputada, llamada a indagatoria y tal vez termine procesada. Yo creo que hasta que se determine su situación debería pedir licencia,. Y si es procesada creo que debería renunciar.
T: Usted y quien la sigue en la lista, Héctor “Toti” Flores, son de La Matanza, un lugar históricamente peronista ¿Es casualidad?
G.O.: Toti es de La Matanza profunda y yo soy de San Justo, pegado a la Capital, pero los dos queremos mucho a La Matanza. Ahí nací, fui a la escuela, pasé gran parte de mi vida y vive mi familia.
T: ¿Pero eso puede ayudar a Cambiemos en el distrito o ya es una batalla perdida?
G.o.: No hay terrenos perdidos. Eso está en la gente. Y más allá de a quien vote lo importante es que le mejoremos la calidad de vida. Hacer las obras que se necesitan, como el Metrobús.
T: En la elección anterior usted integro ECO con Martín Lousteau. ¿Que pasó que esta vez no lo apoya?
G.O.: Lo que se juega para mí en esta elección es consolidar este cambio ahora que se empiezan a ver los resultados, o volver atrás. Es entre “Cambiemos” o “Volveremos”. Él (Lousteau) está jugando a la elección de jefe de Gobierno, pero eso es en 2019, no en esta elección. Se equivocó.
T: El presidente Macri dijo que su proyecto es, entre otros, que en 8 años pueda llevar el agua potable y las cloacas a todos los rincones del país; ¿lo cree posible?
G.O.: Lo creo porque lo vi en la Ciudad. Cuando se inundaba la avenida Juan B. Justo y el barrio de Belgrano. El dijo que se iba a seguir inundando hasta que no se terminara la obra, pero que después ya no. El terminó la obra y no se inundó más. Yo le creo porque lo cumplió.