El Gobierno nacional y las empresas de telecomunicaciones Movistar, Personal y Claro, cerraron un acuerdo para asegurar la continuidad de las prestaciones de servicios a sus clientes, frente a las medidas dispuestas que restringen la circulación de la gente con el objetivo de contener la expansión del coronavirus.


El grupo de clientes más beneficiados por las medidas será el de los “prepagos”, que hasta el año pasado representaban más del 80% del total de los usuarios de comunicaciones móviles.


Las discusiones con las empresas de telecomunicaciones no fueron sencillas, ya que este sector tiene costos en dólares.

(Fuente: Télam)