General Motors (GM) anunció una inversión de 1.800 millones de dólares y la creación de 700 nuevos empleos en Estados Unidos, tras las críticas que durante varios días le hizo el presidente estadounidense Donald Trump por cerrar una fábrica en el estado de Ohio.


Una parte de este monto, 300 millones de dólares, se destinará a una planta en Michigan, donde se producirá un nuevo Chevrolet eléctrico, detalló en un comunicado el gigante automotor de Detroit,y 400 de los 700 nuevos empleos se generarán en ese lugar.