GIRASOL ALCANZÓ ALTOS RINDES A PESAR DE LA SEQUÍA

La sequía no se ensañó con el cultivo del girasol como sí lo hizo con el maíz y la soja, ya que cuando está finalizando la campaña 2017/18 se registran altos rendimientos promedio, que permitieron lograr una cosecha de 3,32 millones de toneladas, de acuerdo con un informe de la Asociación Argentina del Girasol (Asagir).
“Pese al atraso en la cosecha en el centro, sudeste y sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, se han obtenido rindes muy superiores a lo esperado en las principales regiones girasoleras”, destacó un informe del economista Jorge Ingaramo, asesor de Asagir.
Al 11 de abril pasado, de acuerdo con datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, ya se había cosechado 94,4% del área destinada al cultivo, y el rinde promedio nacional se ubicaba en 20,8 quintales por hectárea.
Este indicador de productividad podría haber sido superior de no ser por la sequía. “Las pérdidas se concentran principalmente en el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, donde con 10.000 hectáreas perdidas, los rindes alcanzan apenas 14,7 quintales por hectárea”, indicaron desde Asagir.
A modo de comparación, Ingaramo precisó que el récord nacional se ubica en 22,2 quintales de la campaña 2014/15, y esa marca se hubiera superado esta temporada si se hubiera excluido de la contabilidad a la región afectada por la sequía. En ese caso, el rinde medio alcanzaría 22,4 quintales.
“Las cifras logradas en este contexto demuestran que el girasol merece pertenecer al portafolio de los cultivos de los agricultores pampeanos, principalmente en los años donde las dificultades por sequía son más significativas”, subrayó el economista.
El girasol argentino juega un papel importante en el mercado internacional, y según el informe del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) correspondiente a abril, “la producción global de girasol caerá 3,4%, alrededor de 1,61 millones de toneladas”.
“La producción consolidada de girasol de nuestros tres competidores del Hemisferio Norte (Unión Europea, Ucrania y Rusia) pasará de 34,63 a 32,96 millones de toneladas (4,8% de merma)”.
Para la Argentina, en cambio, el USDA estimó a la baja la producción de la oleaginosa en 200 mil toneladas, reduciéndola de 3,6 a 3,4 millones de toneladas.
El organismo estadounidense, en este contexto, calculó que la Argentina exportará este año unas 765.000 toneladas de aceite de girasol (prácticamente no se exportan las semillas) y que su participación en el comercio mundial crecerá de 7,4 a 8,3%.