Palabras de apertura a cargo de Jorge Triaca

 

“Es un honor estar trabajando juntos en la Declaración conjunta de Ministros de Educación y Trabajo del  G20. Me siento doblemente honrado por tratarse de la primera Declaración conjunta de Ministros de Educación y de Trabajo. Este recorrido apunta a trabajar en la prioridad de la Presidencia del Futuro del Trabajo, y también en la construcción de consensos para  un desarrollo más justo.

 

Todos sabemos que estamos viviendo en un proceso de cambios tecnológicos que se dan a una rápida velocidad y que tienen  una gran profundidad tanto en el sistema productivo que afectan en consecuencia al mercado laboral.

 

El empleo joven es una prioridad a partir de las altas tasas de desempleo joven. La tendencia mundial de desempleo  juvenil duplica la tasa de desempleo de adultos, por lo que los gobiernos debemos trabajar responsablemente en diseñar políticas que se adapten a estas realidades. Es un problema en relación a la brecha de habilidades, especialmente para Latinoamérica, donde  el 27% de la población es menor a 30 años. Es una enorme potencialidad y desafío de nuestra región, y debemos dar respuestas acordes para lograr prevenir las desigualdades y la brecha de habilidades, generando oportunidades que mejoren la empleabilidad y eviten la exclusión social.

 

El ingreso al mercado de trabajo es determinante para el futuro de los jóvenes, donde aquellos que ingresan de una  manera precaria es muy probable que continúen del mismo modo. En este escenario, los estudios y la adquisición de habilidades son centrales para lograr un desarrollo y una trayectoria laboral exitosos, achicando la brecha de habilidades.

 

La informalidad y la brecha de habilidades se conjugan como dos problemas a resolver, y es donde se interrelacionan  el mundo de la educación desde la primera infancia y el mundo del empleo. Debemos trabajar conjunta, coordinada y permanentemente para poder diseñar e implementar políticas que resuelvan estas problemáticas de fondo que afectan especialmente a los más vulnerables.

 

Estamos en un contexto cambiante con Habilidades cambiantes: las habilidades Socioemocionales y cognitivas son cada  vez más fundamentales. Los jóvenes son el futuro, y son los que desempeñarán los empleos del futuro: aquellos que conocemos y aquellos que serán completamente nuevos. Los jóvenes llevan consigo la innovación, la creatividad,  el empendedorismo, el uso de nuevas tecnologías, que se plasman en las nuevas formas de empleo. Esta generación es la que puede adaptarse a esos cambios en tanto nacieron con las tecnologías. Pero esta adaptación debe ser acompañada por políticas de empleo que jerarquicen la adquisición de habilidades,  con datos e información que sirvan de sostén y base de estas políticas.

 

Desde el ministerio de Trabajo estamos trabajando profundamente para brindar más y mejores herramientas a los jóvenes  para insertarse en el mercado laboral; así como también dar respuesta a la problemática de la reinserción laboral de los adultos, del desarrollo de trayectorias laborales y de la inserción laboral de los grupos más vulnerables”.