El ministro del Interior evaluó que se pueden advertir “algunas señales,
algunos datos de los que uno se puede agarrar para intentar ser un
poco más optimista” sobre el futuro económico de la Argentina pero
señaló que “hay que ser muy cauto con respecto de las proyecciones”
porque “estamos pasando un momento difícil”.

Al describir esas señales, el ministro indicó que “el campo, que siempre es vital para la economía argentina y que no nos pudo acompañar por haber sufrido la peor sequía de los últimos 50 años, este año con la cosecha na y el año que viene con la cosecha gruesa va a ser un impulso muy importante para la economía, para el balance de pagos”.

Además, “vamos a tener un buen desempeño del turismo este verano”, aseguró.

(Fuente: Télam)