Las autoridades francesas priorizan la hipótesis de un origen accidental del incendio que devastó parte de la catedral Notre Dame de París, en tanto el portavoz de los bomberos informó que “el fuego se extinguió en su totalidad”.


“Nada por ahora va en la línea de un acto voluntario”, destacó en declaraciones a la prensa el fiscal de París, Rémi Heitz, quien es el responsable de la investigación, informó la agencia de noticias EFE.


Por su parte, el portavoz de los bomberos, Gabriel Plus, informó que el fuego que devastó ayer por la tarde parte de la catedral se apagó esta madrugada en su totalidad, aunque pueden quedar focos residuales.