El Gobierno comenzó a prestar ayuda a Catamarca a raíz de las fuertes tormentas que provocaron crecidas en varias localidades de esa provincia, mientras mantiene la asistencia por las inundaciones en el Litoral y la colaboración en regiones de la Patagonia donde se registran incendios forestales.

Además, los diferentes organismos que intervienen en la emergencia se encuentran listos para actuar frente a la crecida del Río Pilcomayo que podría afectar varias localidades de la provincia de Salta.

Las distintas acciones son coordinadas a través del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgos (SINAGIR), que permite articular con las provincias respuestas efectivas frente a emergencias y desastres.

Fuertes tormentas generaron la crecida de ríos y arroyos que provocaron daños en rutas y viviendas además de dejar aisladas a varias familias en Chumbicha, en el departamento catamarqueño de Capayán.

Allí estuvo el subsecretario de Operaciones de Protección Civil de la Nación, Daniel Russo, para coordinar la ayuda nacional junto con la provincia, y recorrió las localidades afectadas junto a la gobernadora Lucía Corpacci.

Personal del Ejército y de Gendarmería colaboran con los organismos locales para asistir a la población que se encuentra aislada.

Además, en la zona trabaja Vialidad Nacional ante los cortes provocados en las rutas nacionales 60, 38 y 40.

Vialidad también realiza tareas para rehabilitar un corte en la RN 9 a la altura de Volcán, en la provincia de Jujuy, donde se produjo un desprendimiento de lodo que no afectó a la población.

En Epuyén, provincia del Chubut, continuaba activo un foco de incendio que afecta a más de 1300 hectáreas y en el que trabaja el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) con un helicóptero equipado con helibalde y tres aviones hidrantes, junto a bomberos de la Policía Federal y brigadistas locales.

En Cerro Hilario fue controlado el foco que afectó a 85 hectáreas luego del trabajo conjunto entre los organismos provinciales y el SNMF que proveyó medios aéreos.

También continuaba una guardia de cenizas preventiva para evitar que se reaviven las llamas en Trevelin, donde personal del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y de la Administración de Parques Nacionales se sumaron a la lucha contra el fuego.

El SNMF tiene además dispuestos aviones observadores ante nuevos focos en cercanías de Maquinchao, en el centro de la provincia de Río Negro, y en la zona de Cordillera del Viento, en proximidades de Chos Malal, Neuquén.

En tanto, personal del Ejército seguía brindando asistencia a las más de 150 familias que aún permanecen evacuadas y a otras que se encuentran aisladas en el norte de la provincia de Santa Fe a raíz de las inundaciones que afectan a la zona.

Con vehículos de gran porte y medios aéreos, el Ejército se encarga de distribuir alimentos, medicamentos y artículos de primera necesidad provistos por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación.

El SINAGIR depende de la Jefatura de Gabinete y está a cargo operativamente de la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad, que realiza un seguimiento permanente de la situación para otorgar ayuda complementaria a requerimiento de las provincias.