La Federación de Inquilinos Nacional celebró que en la provincia de Buenos Aires estén eximidos del pago de Impuesto a los Sellos los contratos de alquiler de viviendas familiares que estén por debajo del valor fiscal de $1.731.600, porque esa medida reduce los gastos que supone alquilar para un inquilino.


La eximición está prevista en la Ley Impositiva 2020, recientemente sancionada por la Legislatura bonaerense, y se infiere del inciso d del artículo 50, que establece que sí pagarán el impuesto de sellos “los contratos por la locación o sublocación de inmuebles destinados a vivienda única, familiar y de ocupación permanente cuya valuación fiscal supere $1.731,600”.

(Fuente: Télam)