Este domingo 12 de enero a las 11:00 P.M. en CNN en Español, Marcelo Longobardi entrevista al expresidente de Bolivia, Evo Morales, en una nueva edición de En Diálogo con Longobardi.

Luego de exiliarse, primero en México y ahora en Argentina, Morales reconstruye su partido político para presentarse en las elecciones presidenciales del 3 de mayo, en las que se juega la vuelta, a través de su partido, no solo al poder, sino también a Bolivia.

“Renuncié al triunfo ganando en la primera vuelta, y renuncié a la nueva candidatura. No voy a ser candidato, aunque constitucionalmente esté habilitado. Todo sea para pacificar Bolivia y para que haya reconciliación entre los bolivianos”, dijo Morales.

El expresidente sostuvo que “aún sin candidato, somos primeros en las encuestas” y que por eso busca cerrar los nombres de sus aliados para así presentarlos el 19 de enero en la lista del MAS (Movimiento al Socialismo).

Morales habló sobre su pedido de detención, que el actual ministro de Gobierno elevó a Interpol en las últimas horas. Según el expresidente, se trata de “una persecución política”, y asegura que no hay una orden de captura, sino de un intento de amedrentar, intimidar y asustar al pueblo boliviano. Además de arremeter nuevamente contra quienes, asegura, asestaron un golpe contra su Gobierno, también opinó sobre la actualidad de Venezuela y el conflicto entre Estados Unidos e Irán.

Morales reveló que el expresidente Mauricio Macri le ayudó para que sus hijos fueran a Argentina antes de dejar la presidencia, y al referirse a su relación con el nuevo presidente de Argentina, donde se encuentra asilado, Morales dijo: “Lo que conversamos con Alberto Fernández y la hermana Cristina Fernández de Kirchner es que tengo los derechos para opinar sobre mi querida Bolivia”.