• Tras las PASO, el BCRA tenía tres opciones: controlar el precio del dólar, dejarlo flotar, aplicar control de cambios. En las semanas siguientes, lo que se observó es que la autoridad monetaria tomó esas opciones, pero en forma secuencial
  • A partir del 2 de septiembre, cuando se implementa el control de cambios, se redujo el ritmo de caída de las reservas del BCRA y el tipo de cambio oficial se ubicó en un nivel inferior al de fin de agosto, pero emergió “la brecha cambiaria”
  • En la dinámica post PASO, el stock de depósitos en pesos del sistema bancario no varió en formar significativa, aunque sí su composición, ya que aumentó su participación el segmento transaccional y se redujo el de los plazos fijos. Los depósitos en dólares, a su vez, se redujeron poco mas de 10.000 millones, siendo financiada esta salida en un 20% con el recupero de préstamos y en un 80% con los encajes depositados en el BCRA
  • Es notable la liquidez que conservan los bancos luego de la turbulencia de las últimas semanas. Para los depósitos en dólares, la liquidez se estima en un 52%, mientras que este guarismo alcanza al 58% para los depósitos a plazo fijo en pesos

(Fuente: IERAL)