ESTIMAN QUE LAS PASO INFLUENCIARÁN EN LA COTIZACIÓN DE LA DIVISA

23

El resultado de las PASO del domingo próximo influenciará en la cotización del dólar, ya que un resultado favorable al Gobierno lo mantendrá estable, en cambio un desenlace adverso determinará una presión compradora sobre la divisa, a lo que se sumará, en la semana próxima, el vencimiento de $540.000 millones en Lebacs y la consecuente decisión de los inversores de renovar las letras o pasarse al dólar, coincidieron distintos analistas.
El titular de la consultora Econviews, Miguel Kiguel, recordó que ayer el Banco Central (BCRA) intervino por tercera vez ante la disparada del dólar y consideró que “hay una presión compradora importante” respecto de la divisa norteamericana.
Al dólar, a su entender, “el (Banco) Central lo dejó correr demasiado”, pero no obstante opinó en diálogo con radio Milenium que “creo que lo tiene más o menos dominado” y “seguramente se quedará por acá” en alusión a su cotización actual en torno a los $ 18, o algo menos de ese límite.
“No veo razones para que (el dólar) baje rápido” dijo Kiguel, aunque advirtió que “dependerá mucho de las elecciones del domingo”.
En tanto, para Luis Dubinsky, socio de la consultora financiera First, “el dólar se mueve a medida que va a haber inflación. Hasta que no se pueda dominar la inflación, el dólar seguirá moviéndose”, pronosticó el especialista en diálogo con Télam.
Dijo que el BCRA, “lo controla a través de intervenciones, dejándolo flotar al límite. Más que el tipo de cambio, me preocupan las tasas” dijo Dubinsky y agregó que la evolución de las tasas representan “el costo de la política monetaria”.
En relación a las elecciones legislativas del domingo próximo, el analista dijo que “mi sensación es que el Gobierno va a salir fortalecido. Cristina Kirchner es fuerte sólo en provincia de Buenos Aires, pero no en el resto de los principales distritos. No va a haber grandes cambios ni grandes sorpresas”, consideró.
Por su parte, Federico Semeniuk, de la consultora Ecolatina, dijo a Télam que “el BCRA ya dió señales que ante el movimiento del tipo de cambio no se siente cómodo y la flotación no se da de forma pura sino administrada. Si la dinámica es acelerada, intervendrá”, anticipó.
“Antes, la intervención era a través de bancos públicos, pero ahora el BCRA vende reservas para frenar la escalada del dólar. Ayer lo hizo vendiendo US$ 165 millones. Las nuevas intervenciones estarán sujetas al resultado de las PASO. Si es desfavorable para el Gobierno, el BCRA interviene. Si es favorable para el oficialismo, el dólar se mantendrá relativamente calmo hasta octubre”, opinó.
Semeniuk advirtió que “a mitad de la semana que viene vencen $ 540.000 millones en Lebacs. Si el resultado no es favorable, si la gente no renueva (las letras) podría dirigir esa inversión a la compra del dólar y pondría presión sobre la cotización, por lo que el BCRA puede recurrir a las reservas o subir las tasas”, pronosticó.
Para Daniel Selfo, economista jefe de la consultora Elypsis, “si el Gobierno no tiene un buen resultado el domingo que viene, yo creo que el Banco Central debería dejar que corriera un poco el tipo de cambio”.
“No veo un escenario catastrófico pero debería dejar que corriera el tipo de cambio por lo menos un peso más”, expresó Selfo, en diálogo con radio Mitre.
“No me parece que esté habiendo una aceleración de la inflación. Sí me parece que no está siendo nada fácil para el Banco Central la tarea. Nuestra proyección para el mes de julio es del 2% (de inflación)”.
Respecto al traslado del dólar a precios, dijo que se reflejó en carnes, aceite y algunos electrodomésticos y consideró que “no fue bueno el aumento del dólar ya que le generó esta pequeña presión a los precios, en la cual el Banco Central ya estaba comprometido con su meta”.
No obstante, consideró que “lo que están comprando los inversores es que Mauricio Macri sigue en la Presidencia (de la Nación) y continúa con las reformas a largo plazo”.
“La situación de la Argentina no es buena, pero se están haciendo las reformas para que se mejore. El miedo de los inversores es que si viene un partido político populista, se corten (las reformas)”.