ESTE VIERNES A LA MAÑANA LA SONDA CASSINI SE DESINTEGRARÁ EN LA ATMÓSFERA DE SATURNO

17
La sonda Cassini, que orbita Saturno desde 2004, se zambullirá este viernes alrededor de las 8.30 (hora Argentina) en la atmósfera del gigante gaseoso hasta desintegrarse, y así le pondrá fin a una misión iniciada hace 20 años que tiene entre sus hitos haber aterrizado por primera vez una nave sobre la superficie de un cuerpo del sistema solar exterior.
La nave “todavía está muy lejos, en distancia, del momento final, a 611.000 kilómetros de Saturno, es decir 10 radios. Pero se está acercando a una velocidad de 29.000 kilómetros por hora. Faltan 15 horas para que se desintegre”, precisó esta tarde en diálogo con Télam Cesar Bertucci, investigador de la misión.
A la sonda ya no se le están mandando más señales, solo se están escuchando los datos que ésta envía. Por estas horas, Cassini “entra en un modo en el que va midiendo y mandando datos. Y la antena se va a poner en una posición apuntando a la Tierra”, explicó el científico argentino del Conicet, quien es investigador en el equipo del magnetómetro de la sonda.
Bertucci dijo sentir un poco de tristeza por este momento final de la misión, aunque se mostró orgulloso por la cantidad de logros alcanzados.
“Me están cayendo todas las fichas. Le he dedicado a Cassini todos estos años de mi vida, desde 2004, y es un proyecto que se llevó todo mi trabajo. Pero terminar es una forma de decir, porque la cantidad de datos que ha dejado es enorme y nos va a entretener por varios años más. También es triste pensar que cuando miremos a Saturno, Cassini ya no va a estar allá”, confió el investigador.
Lanzada el 15 de octubre de 1997 desde la estación estadounidense de Cabo Cañaveral, Cassini ya no tiene más combustible.
“El estado de salud de la nave es muy bueno, si tuviera más combustible podría seguir haciendo mediciones por muchos años más. Pero las trayectorias requerían usar los motores para ajustarlas”, explicó el científico, y agregó que “en lugar de que Cassini terminara sin control en el espacio, se decidió hacer algo científicamente importante”, ya que hacer lo que se está haciendo ahora es una locura si quisieras continuar la misión”.
Bertucci se refirió así a la etapa final de la sonda, el “Grand Finale” -según lo describió la NASA- iniciado en abril, “meses en los que Cassini pudo pasar entre el planeta y sus anillos”.
En esas pasadas “encontraron que ese espacio está absolutamente vacío, no hay nada. Eso llamó mucho la atención, porque se esperaba encontrar una menor densidad de partículas de hielo”, continuó el científico, y detalló que “lo que se está detectando en estas últimas pasadas es que la atmósfera (de Saturno) tiene agua”.
De todas formas, “vamos a tener más certeza de lo que sucede allí durante los últimos momentos de la misión, cuando esté a 1.200 kilómetros por encima del nivel de las nubes visibles”, confió, y explicó que cuando alcance esa altura la nave se va a desintegrar porque “no está preparada para una entrada en la atmósfera, sino solo para oTitánrbitar”.
La NASA decidió terminar la misión desintegrando la sonda para “proteger, desde el punto de vista biológico, los dos lugares que consideramos más importantes, (los satélites) Titán y Encelado. De chocar contra alguno de estos, los hubiera contaminado”.
“Encelado tiene un océano de agua líquida por abajo de la capa de hielo, y Titán, una composición similar al de la Tierra en su origen. Los quisimos conservar, como si fueran un santuario”, destacó.
De hecho, para Bertucci uno de los principales logros de la misión fue el descubrimiento de una atmósfera activa alrededor de Encelado, relacionada con la presencia de un océano debajo de su capa de hielo.
Otro de los hitos fue descubrir que los anillos de Saturno son un sistema activo y dinámico, el cual ayuda a comprender cómo se pudo haber formado el sistema solar.
Aunque, según confió a esta agencia, el máximo logro fue el de lograr el descenso de la sonda Huygens en Titán, en el que fue el primer descenso de un artefacto humano sobre la superficie de un cuerpo del sistema solar exterior.
Cassini, que para Bertucci es es una de las cinco misiones espaciales más importantes jamás lanzada, junto con las Voyager 1 y 2, Galileo (a Júpiter) “y alguna de las marcianas”, seguirá enviando información hasta desparecer.
Y “una de las preguntas que tenemos (para la maniobra final) es cuáles son los detalles del campo magnético de Saturno”, precisó el investigador, que explicó que para el uso del magnetómetro, “cuanto más cerca, mejor”.