Las estaciones de servicio alertaron que unas 1.000 pymes propietarias de bocas de combustibles sin bandera están sufriendo desabastecimiento de combustible a partir del congelamiento de precios, mientras que las vinculadas a las petroleras enfrentan cupos que limitan sus ventas.


Así se planteó en la reunión nacional de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), donde una veintena de las entidades que agrupan a las estaciones de todo el país analizaron los problemas del sector de la comercialización de combustibles.


“Cuando se anunció el congelamiento de precios pensamos que la medida iba a traer primero un alivio al bolsillo de los consumidores y un incremento de las ventas que a dos meses de la medida nunca se registró”, dijo a Télam el presidente de Cecha, Gabriel Bornoroni.

(Fuente: Télam)