Entre Ríos: esperan sembrar 300.000 hectáreas con trigo

La Bolsa de Cereales de Entre Ríos estimó que los productores de esa provincia esperan sembrar 300.000 hectáreas con trigo a pocos días de inicio de la sementera de la campaña 2018/19.
Si bien a principios de abril Entre Ríos “estaba dominada por un escenario de sequía”, con reservas hídricas “inexistentes”, las últimas semanas “hubo una gran reactivación de las lluvias generando predominio de excesos hídricos”, explicó el organismo.
La entidad determinó que el aumento del precio disponible del trigo en abril “se ve reflejado en una atractiva cotización del precio a futuro” para los meses de noviembre y diciembre próximos.
La intención de siembra se mantuvo en los mismos niveles que la campaña anterior debido a que el principal limitante es “la falta de financiación”, luego de una campaña gruesa de 2017/18 con “un pasivo difícil de soportar y sin recursos para cubrir las deudas pendientes”.
En la campaña 2017/18 se sembraron 298.000 hectáreas con trigo, con un rendimiento promedio provincial de 2.400 kilogramos por hectárea, 838 kilos menos que en el ciclo 2016/17 (3.238), y con una producción de 715.200 toneladas, 133.590 menos que en la anterior.
Para la Bolsa de Cereales provincial otro de los factores influyentes en la campaña que está por iniciar es “la falta de financiamiento de los productores que no poseen recursos para cubrir deudas pendientes”.
Según la Bolsa, los productores que arriendan los campos necesitarán una producción de 2.730 kilogramos por hectárea para cubrir los costos, mientras quienes sembraron en campos propios deberán lograr una producción de 2.100 kilogramos por hectárea.
La entidad entrerriana hizo el cálculo junto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), teniendo en cuenta el costo medio de labores e insumos; el rendimiento de indiferencia; el margen bruto por unidad de superficie y el retorno directo por peso gastado.
Respecto al área de colza para la campaña 2018/19, la Bolsa detalló que será “inferior a la campaña 2017/18”, la cual abarcó 3.650 hectáreas.
Para el organismo esto se produjo debido a un “cambio abrupto entre sequía y excesos hídricos” durante la la fecha óptima de siembra, que se ubica desde inicios de abril a mediados de mayo”.
Por otro lado, la Bolsa comunicó que ya se cosechó el 95 por ciento de las 62.650 hectáreas sembradas con arroz en la provincia en el ciclo 2017/18.
Los días de lluvias “retrasaron las labores”, remarcó, por lo que “en la medida que los caminos lo permiten se retoma” la cosecha.
El rendimiento promedio de la campaña es de 7.800 kilogramos por hectárea, con los últimos lotes cosechados con una merma por lo que el valor final tenderá “a disminuir levemente”.