Entre el pesimismo actual de la crisis y la esperanza futura

En el último Informe Económico Mensual del IAE Business School, la escuela de negocios de la Universidad Austral, Juan José Llach destaca que si bien los mercados financieros mostraron volatilidad ascendente por la continuidad de efectos de la pandemia, los granos y los metales –sobre todo el cobre- mostraron mucha firmeza. Sin embargo, se destaca la dificultad en la capacidad del país para aprovechar un mejoramiento del panorama internacional.

Por su parte Eduardo Fracchia repasa el panorama interno económico, su fuerte dependencia de lo político, y la imposibilidad de encontrar la “salida del laberinto”, en una crisis que oscila entre “iceberg, pantano o autopista”. “Las expectativas económicas son adversas y el clima de inversión muy hostil. La inversión respecto al producto se encuentra en valores mínimos históricos”, señala Fracchia.

Como aporte original, y en relación a una propuesta del economista Juan Llach en la que viene trabajando en IAE desde hace varios años, esta edición del Informe incluye un sondeo a empresarios realizado por Eduardo Fracchia, en el que se indagan las perspectivas empresarias respecto a la economía y la revolución 40, incidencia de la tecnología y la educación, y la vía de la “productividad inclusiva” en tanto alternativa superadora

Finalmente, se detalla el análisis de Martín Calveira de las principales variables de la coyuntura: precios, actividad económica, sector fiscal, sector externosector monetario y financiero.

También se agrega a esta edición del IEM, el informe de Índice de Precio de los Activos Productivos (IPAP), indicador elaborado por IAE que anticipa entre uno y dos trimestres la evolución de la IBIF (Inversión Bruta Interna Fija), uno de los componentes fundamentales del Producto Bruto Interno. Durante el segundo trimestre de 2020, el IPAP registró nuevamente una fuerte contracción interanual del orden de -13,6% en un escenario macroeconómico desfavorable y acentuando sostenidamente su caída desde el tercer trimestre de 2018, es decir, bastante antes de la aparición de la COVID.

Se dio a conocer una nueva edición del Informe Económico Mensual, que elabora el Departamento de Economía del IAE Business School de la Universidad Austral.

Respecto al panorama global, Juan J. Llach inicia su editorial destacando que “si bien los mercados financieros mostraron volatilidad en los últimos treinta días, es necesario recordar que la mayoría de ellos se encuentran en niveles históricamente altos. Los granos y los metales –sobre todo el cobre- mostraron gran firmeza. El oro sigue sostenido, y el petróleo –lógicamente- sigue golpeado por la fuerte caída de los transportes derivada de la COVID”.

Por otra parte, recuerda que los resultados de la elección presidencial en los EEUU gravitarán en la marcha de su economía, y por ende también en la economía global. “Un triunfo demócrata abriría las puertas a mayores estímulos internos, acotados quizás por una política monetaria menos expansiva y, con menor intensidad, no las cerraría tanto al comercio global, beneficiando a la economía de los EEUU y al resto del mundo, al menos en los primeros años”. Agrega que considera probable un triunfo demócrata, debido a cierta tendencia de lograrlo cuando hay recesión por insuficiente demanda (mientras los republicanos suelen ganar cuando el freno a la economía aparenta provenir de la insuficiencia de inversiones).

Llach repasa también las recientes nuevas proyecciones del FM, y señala: “en el crecimiento del PIB para el 2020 hubo mejoras para China (1% al 1,9%) y fueron significativas las menores caídas previstas para los EEUU y Brasil, del orden de 4 puntos. Más moderadamente, el FMI también ve mejoras en el promedio mundial, el área del euro y México”. Sin embargo Llach destaca que en contraste, “la Argentina fue castigada en casi dos puntos, a una caída del 11,8% del PIB, la tercera peor de América Latina, detrás de Venezuela (-25%) y Perú (13,9%)”. Y agrega: “A nivel global, y excluyendo pequeños países mayormente turísticos o isleños, con fuertes caídas, la de la Argentina está entre las diez mayores del mundo”.

Luego de repasar la evolución de otras variables –como variaciones en precios de monedas y commodities-, Llach concluye que el mundo se está poniendo “algo menos hostil para nuestro país”, ya que “la COVID parece haber llegado a su pico global y los granos están muy firmes”. Pero destaca que precisamente por esta razón, “el muy mal estado de nuestra economía se podrá atribuir cada vez menos al mundo”.
Un cada vez más “pantanoso” panorama interno

Por su parte, Eduardo Fracchia plantea un contexto de crisis que rememora por similitud las que vienen sucediéndose en el país desde los 70: “la de los peronistas en 1975, los militares en 1982 y 1983, los radicales desde 1988, Menem en 1989 y 1990, la Alianza desde 2000, Cristina en su segundo mandato y Macri desde el 2018”. “Parecería que el desequilibrio es la constante de nuestra evolución desde que perdimos el rumbo, tal como lo plantea Pablo Gerchunoff”, reflexiona.

Fracchia destaca que si bien el Ministro quiere tranquilizar la economía, el sistema no se comporta en este sentido “No haremos leña del árbol caído pero cuesta ver que con este equipo económico se pueda revertir la situación que estamos viviendo. La renovación principal es de la conducción política en un nuevo estilo y orientación. Pareciera que no hay plan claro, ni ideas innovadoras, ni equipo que esté a la altura de los acontecimientos. Sin pandemia este hubiese sido un año más, quizás con una recesión leve, pero el Covid lo alteró todo y sacó a relucir el déficit de gestión económica como también la inoperancia sanitaria”, describe Fracchia sobre el panorama interno actual.

Y agrega: “Las expectativas económicas son adversas y el clima de inversión muy hostil. La inversión respecto a producto se encuentra en valores mínimos históricos. En efecto, la inversión es clave para impulsar el empleo, variable crucial de la economía”.

Entre otras dificultades que se suman a este panorama, Fracchia agrega que “la inversión en Vaca Muerta no puede arrancar bien con estos niveles de brecha cambiaria y precio del petróleo aún bajo”. Además, “la cuestión cambiaria domina la escena. Es la caja de resonancia de problemas de fondo. Sin consensos no hay valor posible para un tipo de cambio estable. De hecho, aún no hay un acuerdo por un dólar real más alto, si bien es la aspiración del Presidente”.

Respecto al escenario probable postpandemia, Fracchia alerta que “no se dispone de un 2003 expansivo como el que protagonizó Kirchner en el superciclo de materias primas (autopista). Lo que se espera es más bien ´pantanó y dificultades típicas de los 80. El escenario económico de disrupción violenta del sistema (iceberg) es una posibilidad”, pero Fracchia augura que todavía hay margen para la reforma.

Destaca además que en el gobierno hay esperanza respecto al segundo trimestre del año próximo, durante el que se espera un flujo importante de dólares para fortalecer reservas. “El efecto del clima en el campo es relevante para explicar los volúmenes de la nueva cosecha en un contexto de precios internacionales interesantes por la devaluación del dólar. La cosecha se torna muy clave por el aporte de los dólares para mitigar la presión cambiaria”.

Fracchia agrega que “Por ahora no hay corrida bancaria, la corrida es cambiaria. Si bien han caído a la mitad los depósitos que están en divisas, de 30.000 millones a 15.000, sabemos que el sistema está sólido con encajes en el Banco Central y contrapartida de los dólares depositados en negocios de exportación en dólares. Los bancos están con buenos niveles de liquidez. El sistema, a diferencia de 2001, está sólido.”

Fracchia señala otras señales poco alentadoras: El Merval no ha mejorado y a diferencia del resto del mundo, los activos argentinos cayeron 40%, sumado a que desde 2018 no se pueden colocar bonos en el exterior, y por otro lado, cayeron los bonos, lo que Fracchia califica como “contra-intuitivo” después de un canje de la deuda relativamente exitoso.

Respecto a las negociaciones con el FMI, agrega: “El Fondo está con nosotros una vez más y se espera un arreglo constructivo, desplazando los vencimientos que quedaron muy cerca y enormes en el acuerdo de Macri. El FMI no puede fracasar con Argentina porque prestó demasiado de forma imprudente y se comprometió mucho con Macri, quizás por consejo de Trump”.

Otra contradicción que señala Fracchia en el pensamiento del Ministro de Economía, es que para Guzmán “el gasto público no es reducible. Ciertamente es un tema estructural para corregir y es clave para asegurar la sustentabilidad fiscal que él mismo plantea”.

Fracchia concluye que las empresas se encuentran ante un contexto muy difícil: “Entre colisión con el iceberg, pantano o autopista, parece que estamos en modo pantano, pero en estas semanas nos jugamos buena parte del partido”.

Panorama político: Crisis muy compleja + Falta de liderazgo

Eduardo Fracchia, en el apartado del panorama político del informe, destaca lo que considera una clara demanda de mayor liderazgo político del presidente. “Pareciera que Fernández está falto de ideas de futuro, de equipo y de vocación de conducción”.

Fracchia no deja de admitir que “La pandemia condiciona totalmente la política porque influye de lleno en la actividad económica”, pero por ello destaca con más énfasis que “Un pacto de los dos espacios políticos para atacar la pandemia en la que venimos perdiendo por goleada sería relevante, es la visión del exministro de salud Rubinstein que parece razonable”.

Luego Fracchia presenta una serie de disparadores para un necesario debate y reflexión: desde la necesidad de una renovación del equipo económico por el desgaste de ese gabinete, hasta el estilo ambiguo y de doble discurso del presidente: “No existe albertismo. A diferencia de Néstor Kirchner, Fernández no quiere construir poder”. Pasando por el desgaste más general de la marca indestructible del peronismo que puede producir esta crisis: “como le ocurrió a la UCR con el fracaso económico de Alfonsín y de la Rúa. En efecto, con la devaluación se puede perder gobernabilidad, es el gran tema de estas semanas. Macri tuvo en este punto una gran fragilidad”.

Según Fracchia, a esto se suma que los dirigentes políticos tienen todos bastante imagen negativa, “les pasa a casi todos menos a Larreta y Vidal, entre otros que aún miden bien. A su vez, CFK en sus causas y con intervenciones selectivas en Economía con un poder indiscutido por los votos del tercer cordón del conurbano”. Por otra parte: “La Cámpora, que surgió por la crisis de la 125, conoce el Estado y ocupa puestos claves. Es ideológica y atrasa con su reivindicación de lo peor de los ´70. Quiere llegar al poder en las elecciones de 2023, quizás con su líder apoyado por su madre”.

Fracchia agrega que “el reciente 17 de octubre fue un acto desaprovechado para renovar la política. Cristina no acudió, no sigue a Perón. Para ella el día clave es el de la muerte de Néstor. El peronismo se estructuró en base al movimiento obrero organizado y ahora los obreros fueron sustituidos en parte por los receptores de planes sociales.”

Fracchia añade que ayuda mucho que el peronismo esté en el poder para que no se haya producido un estallido social. ”No hemos tenido los saqueos de 1989 y del 2001. El peronismo es garantía de paz social aunque se encienden alarmas por la inseguridad y la toma de tierras”.

Respecto a la coalición opositora, Fracchia sostiene que a pesar de algunas internas, básicamente está unida. “Es clave para moderar las tendencias autoritarias y bolivarianas de parte del oficialismo. Es importante que la oposición se corra al centro y sea dialogante. Ese es el estilo de Larreta que puede ser Presidente si fracasa Fernández. Macri volvió a la escena de la opinión pública, admitió errores (más bien poco) y parece que quisiera estar activo en el sistema político. Los banderazos sin dueño ilusionan a Juntos por el cambio, fue una suerte de rechazo a la 125 en modo urbano.”

Después de repasar brevemente el panorama político del resto de Latinoamérica, Fracchia cierra: “Se define el partido en estos meses en nuestro país, es clave que el Presidente asuma un liderazgo constructivo que no mire al pasado.”

Sondeo a alumni sobre revolución 4.0 y la oportunidad de una productividad inclusiva

El sondeo cuyos resultados presenta esta edición del IEM, se realizó a 160 empresarios y ejecutivos de todo el arco sectorial, en el marco del proyecto de Productividad inclusiva que lidera el profesor Juan Llach en el IAE Business School, y en el ámbito de un encuentro de Alumni de esta escuela de negocios.

Según Fracchia, coordinador del sondeo, si bien en el marco de la crisis económica este tema luce muy de largo plazo, para las empresas parecería que el tema está igualmente en la agenda, ya que hay una visión de oportunidad en la reflexión estratégica y de tecno-optimismo. “La educación debe reinventarse para un mundo donde gran porcentaje de los nuevos trabajos son desconocidos. El Covid ha sido un acelerador del proceso de cambio en esta revolución digital. Quienes respondieron consideran que la renta universal es inconveniente porque atenta contra la cultura del trabajo,´hay que enseñar a pescar y no dar pescado´”.

Fracchia destacó que este sondeo aspiró a reflexionar sobre un tema de enorme gravitación internacional, “que ha sido muy tratado por las grandes consultoras, foros y gobiernos, y constituye junto con calentamiento global, el mayor desafío que tiene el mundo empresario y el liderazgo político en las próximas dos décadas. Como dice el fundador del WEF, Klaus Schwab, esta revolución cambia al mundo, pero sobre todo nos cambiará a nosotros”.

Entre los principales resultados que arrojó el sondeo –cuyos gráficos y resultados completos se detallan en el informe- se pueden destacar:

-Una amplia mayoría (76%) considera que la educación debe adecuarse profundamente a las exigencias de la revolución 4.0.

-El 43% afirmó que la revolución 4.0 es relevante en la agenda estratégica de su empresa

-Más de la mitad (54%) de los consultados, afirma que es posible la productividad en las empresas sin reducir personal (Productividad Inclusiva)

-También la mayoría (57%) tiene una visión respecto al impacto de la cuarta revolución industrial esencialmente Tecnooptimista

-Las opiniones están balanceadamente divididas respecto si la inteligencia artificial superará a la humana en lo que se llama singularidad antes del 2045

-El 46% considera que la renta universal ante un eventual problema laboral por la disrupción 4.0 es inconveniente porque afecta a la cultura del trabajo

-Un 40% conoce en líneas generales las 10-15 tecnologías que se realimentan en el marco de la denominada cuarta revolución industrial

-Una amplia mayoría (79%) considera que el Covid acelerará la transformación digital de las empresas y sectores.

Finalmente, Calveira repasa las principales variables de la coyuntura económica.

-Precios

  • La inflación mensual minorista de septiembre se situó en 2,8%. El contexto de contracción económica continúa siendo un factor de contención aunque la dinámica monetaria establece un panorama muy incierto.
  • ● Las proyecciones y expectativas inflacionarias dependen del contexto futuro incierto. El relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central proyecta un crecimiento anual del nivel de precios de 36,5% durante este año.

-Actividad económica

  • La actividad económica se sostiene en un ciclo negativo aún sin indicios de reversión. Si bien el gobierno gestiona una serie de medidas para promover la recuperación, el contexto de incertidumbre se contrapone marcadamente.
  • Las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año reiteran un escenario de profunda contracción. El desempeño interanual del PIB para el año 2020 registraría una caída de 11,8%.

-Sector fiscal

  • La caída de la actividad económica demanda el accionar expansivo de la política fiscal pero continúa deteriorando el desempeño fiscal nacional. La expansión fiscal no es sostenible dada la falta de recursos financieros y la coyuntura económica.
  • La recaudación tributaria nacional de septiembre presentó cierta recuperación en términos reales respecto al mismo mes de 2019. La variación interanual de la recaudación en términos reales fue del orden del 7%.

-Sector externo

  • El desempeño del comercio exterior argentino es un aspecto central para estabilizar la demanda apremiante de divisas en la coyuntura actual. El escenario de gran complejidad cambiaria argumenta las medidas para promulgar la generación de divisas de comercio.
  • El tipo de cambio real evidenció un aumento promedio mensual en la tercera semana de octubre de 2020 (base 2010=1). Si bien se observó una leve depreciación intermensual, el nivel de octubre se sostiene por encima del promedio de toda la serie del año 2019.

-Sector monetario y financiero

  • Se implementan regulaciones en el mercado financiero para minimizar las tensiones cambiarias. El ministro Guzmán implementó una reducción de plazos de intermediación de títulos con el objetivo de incrementar la liquidez del mercado interno y su oferta.
  • La coyuntura de crisis establece con mayor intensidad la necesidad de un espacio de coordinación entre la política fiscal y monetaria. Las fuertes tensiones cambiarias se derivan de la ausencia de una política económica de mayor integridad.