EN UNA HAMBURGO BLINDADA, MACRI INICIÓ SU ACTIVIDAD CON EL FESTIVAL GLOBAL CITIZEN Y MAÑANA SERÁ PARTE DEL G20

19

El presidente Mauricio Macir comenzó hoy su agenda de actividades en Hamburgo al participar del festival Global Citizen, en donde llamó a “todos los países” a trabajar “juntos para alcanzar el fin de la pobreza”, mientras que mañana se sumará al resto de los mandatarios para dar inicio a una nueva cumbre del G20, en medio de una ciudad blindada por las medidas de seguridad y con masivas manifestaciones.
El Presidente arribó a Hamburgo 8.30 hora argentina (13.30 hora alemana),
acompañado por la primera dama, Juliana Awada, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y todos mantuvieron agenda privada en el hotel Le Meridien -ubicado en el barrio St. Georg y en la ribera del lago- hasta que cinco horas después partieron hasta el Barclaycard Arena, en donde fue el festival.
A la comitiva se sumaron sobre la tarde el jefe de Gabinete, Marcos Peña -quien brindó una conferencia en Frankfurt en el Foro Económico Argentino Alemán- y el canciller Jorge Faurie, quien vino en otro vuelo con conexión en París.
En el festival y ya sobre el final del concierto organizado por Global Citizen -en donde tocaron el cantante de Coldplay, Chris Martin, y Shakira, entre otros-, Macri fue uno de los jefes de Estado y Gobierno elegidos para participar y dar un discurso, sumado al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y la primera ministra noruega, Erna Solberg.
“Nada es más importante para el futuro que la educación, que involucra la tecnología y el desarrollo de habilidades para que estas generaciones y las próximas encuentren trabajos que, incluso, hoy ni siquiera existen”, dijo Macri en el escenario, que compartió con Shakira sobre el final de su mensaje.
“Sólo trabajando todos los países juntos” será posible “alcanzar la paz y poner fin a la pobreza”, enfatizó, y llamó a “revertir los daños del cambio climático”.
“Manténgase discutiendo y tomando acción. Sean la próxima generación que utilice sus habilidades para mejorar la calidad de vida de la humanidad. La herramienta es la educación. Debemos seguir luchando por esto para combatir la pobreza extrema”, concluyó Shakira desde el escenario, al tiempo que el presidente Macri alzaba la bandera de “Global Citizen”, a juego con la remera que llevaba puesta, con el mismo logo de Ciudadanos Globales.
En tanto, ya llegaron todos los presidentes de los países miembros del G20, entre ellos el de Estados Unidos, Donald Trump, y el de China, Xi Jinping, y a última hora arribó el mandatario brasileño, Michelle Temer, el último en confirmar presencia en la cumbre.
De hecho, Trump mantuvo esta tarde una audiencia bilateral con la anfitriona, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, con quien se reunió por más de una hora -según informó el centro de prensa de la cumbre-, elevando la expectativa sobre un posible consenso que se prevé difícil de alcanzar, dado el giro discursivo de Washington en temas como cambio climático o proteccionismo.
Mañana a las 10 hora local, el presidente Macri y los ministros que lo acompañan se dirigirán al Hamburg Messe und Congress (el centro de exposiciones donde se realiza el G20), y la jornada comenzará con la foto de familia encabezada por Merkel y un discurso de bienvenida, para pasar a la discusión interna de los trabajos formulados por los grupos de discusión de los diferentes temas (entre ellos, finanzas, comercio y cambio climático).
Por la noche, tras participar de la cena ofrecida por la canciller alemana a los Jefes de Estado, Macri se trasladará hasta el hotel Mövenpick Hamburg, donde a las 22.30 hora local se reunirá con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.
La ciudad de Hamburgo se encuentra blindada desde ayer con casi 20.000 policías de todas las ciudades alemanas que reforzaron la seguridad de la localidad que ostenta el segundo puerto más importante de Europa.
Las calles del Centrum (el barrio céntrico que contiene los edificios públicos y comerciales más importantes) y todas las que se dirigen hasta el Hamburg Messe están en su mayoría cortadas o con acceso restringido, uno de los motivos por el cual la manifestación en contra de la cumbre tuvo lugar en el barrio de St. Pauli, al oeste de la ciudad.
Unas 12.000 personas marcharon según la agencia pública alemana DPA y durante la manifestación hubo algunos disturbios y represión de la Policía, que arrojó agua y gases.
Las imágenes televisivas de St. Pauli contrastaban con la tranquilidad imperante en el resto de la ciudad: al tener tantas calles cortadas, casi no hay taxis ni transporte público (excepto subterráneo), y mucha gente aprovecha la calma para salir a comer al aire libre, en una jornada que superó los 25 grados y tuvo puro sol, en contraste con el día fresco de ayer.