En el comercio exterior, la alegría no es solo brasilera

En junio de 2018 la balanza comercial de bienes entre Argentina y Brasil arrojó un déficit de USD 525 millones para nuestro país. De este modo, y al igual que en mayo, el rojo comercial con nuestro principal socio comercial se redujo 27,3% en relación al mismo mes de 2017 (en junio del año pasado el rojo había alcanzado USD 725 millones).

– Mientras que en mayo la mejora del déficit bilateral con Brasil se produjo por un desplome de las importaciones (-19,3% i.a.), la reducción del rojo del intercambio bilateral en junio provino del fuerte avance de las exportaciones a nuestro principal socio comercial (+23,5% i.a., superando USD 1.000 millones). Por su parte, las compras al gigante del Mercosur se mantuvieron estables (-0,1% i.a., rondando USD 1.550 millones) en el sexto mes de 2018.

– El estancamiento de las importaciones estuvo motivado por la mejora en la competitividad precio de la economía local y el enfriamiento de la actividad en nuestro país. Esperamos que las compras a Brasil sigan estables o incluso caigan en términos interanuales durante el segundo semestre.

– Por el contrario, el boom de las exportaciones observado respondió en buena medida a la caída de mayo (-18,4% i.a.): producto de la huelga de camioneros que había tenido lugar a fin de ese mes (del 21 al 30 de mayo), muchas operaciones comerciales se pospusieron para junio, impulsando la performance del mes. Si a este dato le sumamos el constante recorte en las estimaciones de crecimiento para el país vecino (actualmente están en torno de 1,7%, cuando alcanzaban el 2,7% i.a. hace unos meses), no corresponde esperar que el fuerte repunte observado en junio se repita en la segunda mitad del año.

– En el acumulado a la primera mitad del 2018 se registró un déficit con Brasil en el intercambio de bienes similar al del primer semestre del año pasado (USD -3.690 millones vs. USD -3.700 millones, respectivamente). El rojo del saldo comercial se estabilizó gracias a que nuestras exportaciones a nuestro principal socio comercial treparon más rápidamente que las importaciones desde dicho país (+12,0% i.a. y 6,5% i.a., respectivamente). Pese a este dato alentador, las compras externas de Brasil treparon 14,5% en la primera parte del 2018,  por lo que la participación argentina dentro de las importaciones brasileñas se redujo levemente, al pasar del 6,4% en 2017 a 6,3% en 2018.

– Dado que en los próximos meses se profundizará la desaceleración de las importaciones, estimamos que la mejora del saldo comercial se convertirá en una constante. Por lo tanto, en el acumulado anual se achicaría levemente el déficit con nuestro principal socio comercial, ubicándose en la zona de USD 7.500 millones (el año pasado rozó USD 8.200 millones). Más allá de este avance en la comparación anual, el resultado se encontraría lejos del rojo bilateral de 2016 (USD -4.300 millones) o de 2015 (USD -2.500 millones), a la par que estará impulsado por la caída de las importaciones más que por un repunte de las exportaciones.