EN 2017 EL SECTOR VITIVINÍCOLA MOVIÓ $ 72.000 MILLONES Y PAGÓ $ 4.400 MILLONES EN IMPUESTOS

Malbec is the flagship strain of Argentina, the country with the largest area of Malbec in the world. Malbec Lujan de Cuyo, province Mendoza is the first Denomination of Origin (DOC) of America. The Malbec of this region has a very intense and dark red ch

La vitivinicultura generó en 2017 una actividad económica equivalente a más de $ 72.000 millones y aportó $ 4.400 millones en impuestos, a partir de cultivos que ocupan sólo 0,1% de la superficie agrícola nacional y generan productos que representan un 10% de la industria de alimentos y bebidas de la Argentina, de acuerdo con un estudio sectorial divulgado en Mendoza.
“El valor bruto de la producción de vinos movió el año pasado más de $ 72.000 millones, de los cuales el 50% es valor agregado y el cultivo de viñedos ocupa el 0,1% de la superficie nacional pero multiplica por 4 su participación en el PBI nacional, en relación con la superficie que ocupa, y el sector representa el 10% de la industria de alimentos y bebidas de la Argentina” sintetizó el trabajo titulado “Impacto de la Vitivinicultura en la Economía Argentina”.
Ángel Leotta, presidente de la Coviar, dijo hoy a Télam que en este estudio “se presenta el impacto que tiene la industria vitivinícola en una economía regional trasuntada a nivel nacional, es decir cuál es el impacto que produce la industria a la economía argentina, y esto nos ha dejado muchas conclusiones”.
El informe fue desarrollado bajo el paraguas de la Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina), por el Observatorio Vitivinícola Argentino (que depende de la Coviar); la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo (Universidad Nacional de Cuyo); y la Acovi (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas), con la participación de la Bolsa de Comercio de Mendoza.
A través de este estudio, realizado con datos de 2017 y que apuntan a instaurarlo todos los años, se informó que se pretende exponer el impacto que la industria vitivinícola argentina aporta a la economía de nuestro país.
De acuerdo con los números duros del informe, la cantidad de viñedos a nivel país son 24.121 unidades productivas, que ocupan una superficie cultivada de 219.260 hectáreas, distribuidas en 18 provincias productoras de uva, y en las que hay 831 establecimientos vitivinícolas.
El sector ofrece 385.000 puestos de trabajo (de los cuales 106.000 son trabajos directos de dedicación plena y 279.000 de manera indirecta).
El aporte tributario del sector vitivinícola (tanto a nivel nacional, provincial y municipal) es elevado, ya que asciende a $ 4.401.529.123, y está compuesto por Impuesto a las Ganancias; IVA; Ingresos Brutos; Impuestos patrimoniales; débitos y créditos bancarios.
También incluye a los incluidos en la compra de energía, y en la compra de combustibles; en la contratación de las cargas patronales de la mano de obra; y a los incluidos en la compra de otros insumos.
La carga impositiva de acuerdo a simulaciones ensayadas por los economistas, arroja un 63% para una bodega chica y un 65,4% para una grande, que disminuye a un promedio de 57,7% debido a que merman debido a que se cuentan también las bodegas cooperativas que tienen imposiciones menores; mientras que para el sector primario (viñateros) la carga impositiva en promedio representa el 45,1%.
En materia de enoturismo, con datos a nivel país, 1.833.000 turistas visitaron las 199 bodegas que abren al Turismo (datos de 2016) de las cuales 125 (el 63%) son de Mendoza; 24 de Salta; 13 de Catamarca; 10 de San Juan; 8 de Córdoba; 7 de La Rioja; 6 de Río Negro; 5 de Neuquén; y uno de Tucumán.
El dato relevado pertenece a Bodegas de Argentina y le falta incorporar información sobre otras provincias, como Entre Ríos, Jujuy, y Buenos Aires que también sumaron oferta recientemente para el turismo enológico.
Leotta explicó que este “es un primer estudio” y apuntó a “la necesidad de seguir haciéndolo, para que en el tiempo podamos ir sacando mejores conclusiones, mucho más precisas, y yo creo que en definitiva en estos tiempos que están tan convulsionados en la economía argentina nos brinda datos mucho más precisos, más concretos, saber dónde están las deficiencias, dónde la problemática, y nos va a ayudar a pensar de qué manera podemos solucionar todos esos problemas”.
El dirigente sanjuanino puso el acento en que “este informe nos hace ver que el 50% de lo que le queda al productor, o a un elaborador es carga impositiva; el Estado es un socio en los papeles, menos en el trabajo, y eso impacta de una manera bastante significativa”.
Daniel Rada, director del Observatorio Vitivinícola, le dijo a Télam que el organismo que dirige “es un proyecto de Coviar, que ejecuta la Bolsa de Comercio de Mendoza”, y en relación con el informe subrayó que “lo que tratamos en el estudio es medir algunas de las principales variables que caracterizan la actividad económica que tienen que ver con el valor de la producción, con la demanda de insumos que hace el sector, con la contratación de mano de obra, con lo que paga de impuestos, con lo que mueve en materia de Enoturismo”.
“Y contar -agregó- con un estudio que cuantifique de manera precisa esos valores, lo consideramos algo realmente valioso”.
El economista destacó “la gran significancia que la mano de obra tiene dentro de lo que es la vitivinicultura, y dentro de lo que en general es el gran rubro de alimentos y bebidas, y dentro de lo que es el Producto Bruto Interno”.
Rada remarcó también la presentación de Alejandro Trapé, de la Uncuyo, “dónde nos marca cuáles son los pesos impositivos que está sufriendo el sector, que sin duda son muy importantes”.