Cientos de emprendimientos de generación eléctrica a partir de biogás están paralizados por el retraso en la reglamentación de una norma, la Ley 27.424.

Algunos de los proyectos de transformación del biogás en energía eléctrica están ya en fase de construcción y otros en carpeta– por la demora que está registrando la reglamentación de la Ley 27.424: “Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública”.

La Ley 27.424 –aprobada a fines del año pasado– establece el marco legal a partir del cual plantas de biogás de feedlots, tambos estabulados, establecimientos porcinos y avícolas pueden transformar ese insumo en energía eléctrica para comercializarla en redes públicas, por lo general cooperativas de servicios locales.

A diferencia del programa de energías renovables RenovaAR, que sólo acepta proyectos con una escala mínima de 500 kW, el nuevo marco local establecido por la Ley 27.424 permite que empresas de base agropecuaria transformen desechos –potencialmente contaminantes– en energía eléctrica limpia sin ninguna restricción.

(Fuente: NA)