La pandemia cambió la forma de trabajar e impulsó un cambio de paradigma que presenta a las empresas el desafío de lidiar con una crisis sanitaria, económica y de transformación digital.  Esta nueva normalidad plantea nuevos retos a los líderes en las compañías. Según datos relevados en América Latina por Mercer, consultora global líder en recursos humanos, el 73% de las empresas considera que los líderes deben acompañar a los colaboradores en un ámbito más allá de lo laboral y el 72% afirma que un reto es aprender a mantener la productividad y la eficiencia.

En Argentina el 100% de las compañías participantes acuerdan que los líderes deberán desarrollar principalmente la confianza y la empatía con sus equipos.

La comunicación efectiva como herramienta para mantener motivados, comprometidos y unidos a los equipos a pesar de la distancia es otro de los desafíos clave de los líderes para el 94% de las empresas.

Entre las principales herramientas que los líderes necesitarán para estos desafíos en Latinoamérica, los referentes de Recursos Humanos señalaron: coaching o mentoring (26%); estrategia y objetivos (25%); desarrollo de competencias críticas (22%); herramientas de gestión de equipos (18%); herramientas digitales (9%).

En Argentina, coincidentemente con los resultados de Latinoamérica, también se destacaron el desarrollo de competencias críticas (39%); coaching o mentoring (22%); claridad frente a la estrategia y objetivos (17%); formación en herramientas de gestión de equipos (11%); formación en herramientas digitales (11%).

La necesidad de generar confianza, para transitar de una gestión basada en el micro management a una gestión basada en objetivos, así como la necesidad de conectar con empatía con las distintas realidades de los empleados, se transforman en habilidades esenciales para mantener la eficiencia y productividad de los equipos.

La formación de líderes que se correspondan con un perfil agile es una de las prioridades que emerge del relevamiento.

Entender qué tan preparados están los líderes para gestionar equipos con altos niveles de ansiedad y en un contexto de máxima incertidumbre, constituye una de las piezas clave en el diseño de la nueva normalidad.  En este sentido, se evidencia en Argentina un mayor interés por brindar herramientas para facilitar el autoconocimiento y desarrollar a sus líderes en habilidades que son esenciales para la gestión individual y colectiva en un contexto que tiene como denominador común la sigla VICA (volatilidad, incertidumbre, complejidad, ambigüedad)”, destacó Juliana Rodríguez, Líder de Talent Strategy de Mercer.

Escucha del empleado

La empatía, la resiliencia, la confianza y la comunicación son los principales motores según los participantes de América Latina para asegurar la efectividad del área de Recursos Humanos.

Las empresas argentinas coinciden con el promedio de América Latina argumentando que es necesario colocar a las personas en el centro de la acción, agilizar procesos y capacitaciones, brindando un acompañamiento cercano a los empleados mientras se moldea la nueva normalidad en la organización.

 

El 66% de las empresas de América Latina asegura haber identificado y monitoreado las preocupaciones de los empleados, mientras un 21% lo está evaluando aún y un 14% no lo ha hecho.

Los principales medios de escucha utilizados fueron las encuestas (55%); las reuniones periódicas (41%); teléfono/whatsapp (29%); focus group virtuales (22%), líneas de atención al empleado (17%), mail (14%).

Del 66% de empresas que ha identificado las preocupaciones de los empleados, la principal inquietud tiene que ver con la estabilidad económica y laboral (55%), las garantías de higiene y no propagación (12%), las condiciones de seguridad en el trabajo (11%), los resultados financieros de la organización (11%), la nueva modalidad de trabajo (6%), las particularidades familiares (5%),

En Argentina, el 42% de las compañías ha identificado y monitoreado las preocupaciones de los empleados, con 24 puntos porcentuales menos que las compañías de América Latina.

Sorprende que en Argentina el número de compañías que han implementado mecanismos de escucha sea inferior al del resto de la región, cuando siempre Argentina ha sido pionera en aplicar las tendencias en Recursos Humanos que aparecen en otras partes del globo y que, gradualmente, comienzan a descender hacia América Latina. Los argumentos que encontramos para defender la ausencia de mediciones están vinculados a la coyuntura / contexto país y a la capacidad de acción post medición que les supone la aplicación de este tipo de medidas. Lo cierto es que no preguntar no implica que las preocupaciones ni que las necesidades de los empleados no estén presentes”, señala Rodríguez. “La posibilidad que se les presenta a las compañías, de cambiar un mindset cultural donde todas las decisiones se diseñan en los altos niveles de la organización, no debe ser desaprovechada porque la esencia no está en la decisión sino en la inclusión de las personas en esas decisiones, ya que ellas serán sus brazos ejecutores. Y esa ejecución será más quirúrgica en la medida que sientan que la organización no sólo les brinda la confianza en su puesta en marcha sino que, a su vez, empatiza con su propia realidad”, agregó la experta.

Al igual que el conjunto de compañías de América Latina, la principal preocupación de los empleados argentinos es la estabilidad económica y laboral (40%). Otras preocupaciones como las condiciones de seguridad y los resultados financieros se mantienen al mismo nivel de importancia.

Los resultados surgieron de un focus group virtual realizado el 23 de junio entre 189 participantes de empresas de México, Argentina, Chile, Panamá, Colombia, Ecuador, Costa Rica, Guatemala.  El objetivo fue entender los motivos subyacentes de las tendencias que modelan las decisiones en las compañías en el mercado argentino y en Latinoamérica. A su vez, los datos de Argentina fueron completados con los datos que surgen de la Encuesta Spot #5 realizada entre 275 empresas entre el 25 y el 30 de junio.