ELEVAN A JUICIO ORAL PARTE DE LA CAUSA DE LA LLAMADA “MAFIA DE LOS CONTENEDORES”

38

El juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky elevó a juicio oral parte de la causa en la que se investiga un multimillonario perjuicio al Estado mediante la adulteración de datos de la Dirección General de Aduanas (DGA) para ingresar al país mercadería de modo ilegal.
El magistrado dispuso la elevación “parcial” de la causa a juicio oral y público respecto de una decena de procesados, entre los que no figura Claudio Miniccelli, cuñado del ex ministro de Planificación Federal y actual diputado nacional Julio De Vido, detenido el 6 de agosto pasado en la localidad de Chapadmalal luego de haber permanecido prófugo durante nueve meses.
Justamente por ese motivo, la instrucción en relación a su presunta responsabilidad en los hechos no pudo ser completada, aunque el 11 pasado el magistrado lo procesó con prisión preventiva, por considerar que existían en el expediente elementos suficientes para considerarlo “prima facie partícipe necesario de las conductas delictivas” que se investigan en la llamada causa de la “mafia de los contenedores”.
Además, en esa oportunidad, ordenó trabarle un embargo sobre sus bienes por más de 22 millones de pesos y dispuso su traslado a la cárcel de Ezeiza, donde permanece detenido actualmente.
En tanto, en la resolución que trascendió hoy, el juez Aguinsky envió a juicio oral a Oldemar Carlos Barreiro Laborda, Edgardo Rodolfo Paolucci, Federico Ernesto Tiscornia Salort, Néstor Orlando Frega, Osvaldo Alberto Giacumbo, Vanesa Valeria Calamante, Mauro Daniel Delmastro, Martín Aníbal Corral, Santiago Néstor Jiménez y Rodolfo Enrique Trebino.
Para disponer esa medida -consignaron fuentes judiciales- el magistrado evaluó elementos de prueba reunidos en el sumario y determinó la presencia de una asociación ilícita para el contrabando agravado, en la que el empresario Barreiro Laborda y Paolucci –empleado jerárquico de la Dirección General de Aduanas (DGA)- fueron considerados como “autores” y el resto “partícipes” de los delitos.
El magistrado, en coincidencia con la fiscal Gabriela Ruiz Morales, consideró que el multimillonario contrabando se perpetró con la “connivencia” de funcionarios de la DGA, y que Barreiro Laborda “fue la persona que ideó y coordinó la operación, quién generó los contactos necesarios” para concretar el ilícito.
Aguinsky expuso que, para ingresar la mercadería de los contenedores “se presentaban ‘multinotas’ que eran ideológicamente falsas y que no tenían otro fin más que el de permitir cumplir con los procedimientos, en lo formal, para que no sea detectada la maniobra de contrabando”.
Allegados a la pesquisa indicaron que se habrían cobrado sumas cercanas a los 70.000 dólares por contenedor, para “liberar” su contenido, en muchos casos consistente en productos procedentes de China.
En la causa existen centenares de horas de “escuchas” por intervenciones telefónicas que registrarían diálogos entre los procesados, como los que se mencionan entre Barreiro Laborda y Minnicelli.
El juez señaló que Barreiro Laborda contó con “dependientes” como Tiscornia Salort y Frega; con la participación de otros, como Calamante y Trebino, que, por sus conocimientos técnicos, “se ocuparon de confeccionar los documentos”.
En tanto, sobre Corral concluyó que “cumplió con el rol de agente de transporte aduanero” y el despachante Jiménez se encargó de la importación.
La maniobra “requería la participación de funcionarios aduaneros”, expresó Aguinky y precisó que Paolucci, “desde su lugar jerárquico dentro de la estructura de la aduana de Buenos Aires, aportó su influencia para lograr que otros funcionarios de la aduana colaboraran”.
Agregó que tanto Giacumbo como Delmastro, que intervinieron en el dictado de disposiciones y la autorización de la salida de los contenedores, respectivamente, no denunciaron el hecho.
Paolucci, ex director de Aduana, fue detenido en octubre último en su casa del country Abril, luego que asumiera como titular de la aduana Juan José Gómez Centurión.
En tanto, en la resolución que trascendió hoy, Aguinsky ordenó que, por separado, prosiga la investigación contra Minnicelli y contra Sung Ku Hwang (alias “mister Corea”), también involucrado en la pesquisa.