EL TRIUNFO DE LA DERECHA EN ELECCIONES REGIONALES SUMA PRESIÓN PARA FORMAR GOBIERNO EN ITALIA

La victoria de la coalición de la derecha italiana en las elecciones del domingo en la pequeña región de Molise, con un 43,6% de los votos, agrega presión a las gestiones para formar Gobierno que lleva adelante el presidente, Sergio Mattarella, quien citó hoy al titular de la Cámara Baja, Roberto Fico.
Mattarella se reunirá a las 17 (12 de Argentina) con Fico para pedirle una mediación entre las dos fuerzas políticas más votadas en los comicios del 4 de marzo, el Movimiento Cinco Estrellas (M5E), que logró el 32,7% de los votos, y la coalición de derecha, que reunió 37%.
Fico, legislador del M5E, puede ampliar la negociación a otros partidos, incluyendo al saliente oficialismo del Partido Democrático (PD), después de que la semana pasada fracasara el intento exploratorio de la presidenta del Senado, Maria Elisabetta Alberti, cercana a Fuerza Italia, que lidera Silvio Berlusconi.
La parálisis política italiana ante la carencia de una mayoría parlamentaria a 50 días de las elecciones está asentada en la intransigencia de los partidos, que no se han movido un milímetro de sus posiciones iniciales.
El M5E se niega a formar un gobierno con Fuerza Italia y solo reconoce como interlocutor a la Liga Norte de Mateo Salvini, la más votada dentro de la derecha, que reivindica su preeminencia para liderar un nuevo Ejecutivo. Además, el PD se mantiene en su postura de pasar a la oposición.
En este escenario, los comicios de ayer para elegir el gobernador de la pequeña región de Molise, donde votó poco más de la mitad de los 331.000 italianos habilitados, y en cuya campaña electoral intervinieron las figuras nacionales, reforzó los posicionamientos de las fuerzas en pugna y ponen presión a los esfuerzas de Mattarella por dar un gobierno a Italia.
En Molise, el M5E fue el partido más votado pero el candidato de la alianza de derecha, formada por la Liga Norte, Fuerza Italia y Hermanos de Italia, Donato Toma, ganó las elecciones al reunir el mayor número de votos.
Tras el triunfo, Salvini declaró que “los que han llegado segundos tienen que dejar de imponer vetos y decir solo yo y yo”, en alusión a Luigi Di Maio, el referente del M5E que solo acepta un nuevo Ejecutivo italiano si lo tiene como primer ministro.
“Llegó el momento de que se sienten a una mesa y a gobernar ya esta semana, pero quien debe gobernar son los que han sido primeros”, añadió.
Por su parte, Mariastella Gelmini, portavoz en la cámara Alta del partido de Berlusconi señaló que “el triunfo de Donato Toma, con Fuerza Italia como primer partido de la coalición, es un señal positiva para Molise pero también a nivel nacional”.
Gelmini agregó citada por la agencia de noticias EFE que “la coalición de derechas unida se confirma como la primera fuerza política del país y la única con la que puede nacer el futuro Gobierno”.
Sin embargo, Di Maio recordó que su partido fue el más votado en Molise y que ninguno de los nueve partidos que integra la coalición de derecha está formada por nueve partidos y que de ellos llega al 10 %.
Efectivamente, la Liga Norte en Molise obtuvo el 8,4% de los sufragios y Fuerza Italia el 9,2 %.
“Este resultado es la demostración que una gran parte del país nos pide con fuerza archivar la vieja política y dar vida a un Gobierno para el cambio”, sostuvo Di Maio, quien vaticinó que la coalición conservadora “se deshará como la nieve al sol”.