El superávit comercial de China alcanzó en julio 47.891 millones de dólares y mejoró en 1,4 por ciento su resultado del mismo período del año anterior, mientras que las exportaciones e importaciones aumentaron 11,2 y 14,7 por ciento interanual, respectivamente, informó hoy el Gobierno de ese país.
El balance comercial positivo no alcanzó las expectativas de los expertos, ya que se proyectaba un avance de 15 por ciento en las importaciones y de 18 a 20 por ciento en las exportaciones, lo que puede explicarse “por los efectos negativos de los precios debido al enfriamiento de los fijados para el productor”, apuntó el analista de Capital Economics Julian Evans-Pritchard, consultado por la agencia EFE.
“A pesar de la suba al final del segundo trimestre, el crecimiento del comercio muestra una tendencia a la baja” y la ralentización de las importaciones desde el comienzo del año “sugiere que la demanda interna se está suavizando”, indicó el experto.
En tanto, las importaciones chinas de soja subieron el 30 por ciento en julio, el nivel más alto desde que se establecieron registros en 2010, según cálculos de la agencia Reuters basados en datos de aduanas, luego de que los puertos del mayor consumidor mundial de la oleaginosa despejaron una acumulación de meses.
Las compras de soja ascendieron a 10,08 millones de toneladas el mes pasadoo, con lo que superaron el máximo anterior de mayo, de 9,59 millones de toneladas, y subieron 31 por ciento desde los 7,69 millones de toneladas de junio.
Los procesadores habían retrasado la descarga de soja en junio debido a los altos inventarios y una modificación en los impuestos.
China importó 54,89 millones de toneladas entre enero y julio, un 16,8 por ciento más que en el mismo lapso del 2016, según datos de la Administración General de Aduanas.
Por otra parte, las importaciones chinas de petróleo cayeron en julio a su nivel más bajo desde enero luego de que las refinerías recurrieran a sus elevados stocks tras fuertes compras a principio de año.
La Administración General de Aduanas precisó que China compró 34,74 millones de toneladas de crudo en julio, o cerca de 8,18 millones de barriles diarios (bpd), aunque el valor es 12 por ciento más alto que el de julio de 2016, consignó Reuters.
Las importaciones del mes pasado cayeron 7 por ciento respecto de junio, cuando acumuló 8,79 millones de barriles por día y convirtieron a China en el mayor comprador de crudo del mundo, superando a Estados Unidos.
Las compras al exterior de petróleo en los primeros siete meses crecieron 13,6 por ciento en la comparación interanual, a 247 millones de toneladas, u 8,51 millones de barriles por día, según datos de aduanas.