EL SOFTWARE DE CARGA DE TELEGRAMAS ES “AUTOMÁTICO”

El director Nacional Electoral, Fernando Álvarez Álvarez, salió al cruce de las denuncias públicas realizadas tras las PASO por Unidad Ciudadana -sobre la imposibilidad de auditar el software que se usa en el escrutinio provisorio- y rechazó los señalamientos de “carga sesgada” de datos, al afirmar que ese punto del sistema “es totalmente automático”.
En una entrevista concedida a Télam, el funcionario dio detalles técnicos sobre el sistema con el que se realizará el escrutinio del día de las elecciones legislativas, explicó las diferencias en la carga de los datos en cuestiones territoriales de los centros de digitalización, y descartó que se trate de un problema con la tecnología usada o una manipulación en la carga.
Los telegramas que confeccionan las autoridades de mesa la noche de la elección son trasladados a estos centros -montados en las oficinas del Correo Argentino- y desde allí se los transmite, escaneados, a la sede central en el barrio porteño de Barracas, donde son distribuidos de manera “totalmente automatizada” entre los data entry.
“Estamos condicionados por una distribución que nos viene dada, pero tratamos de minimizarla. A veces teníamos traslados de hasta cuatro horas y lo llevamos a máximos de una hora y media”, señaló el funcionario.
La noche de las PASO y en las jornadas posteriores, dirigentes de Unidad Ciudadana (UC) denunciaron que las autoridades electorales habían manipulado la carga de los datos con el fin de que el oficialismo pudiera, en las primeras horas tras los comicios, adjudicarse una victoria en territorio bonaerense, que luego se vería desmentida por el escrutinio definitivo.
“Los centros de digitalización funcionan en oficinas del correo y claramente se tienen más en los centros que en las periferias. Los telegramas del centro son los que llegan más rápido y esto pasó en todas las elecciones. Se vio en el 2015, en la primera vuelta, cuando se publican los primeros resultados a las 12 de la noche, aparece una ventaja del 3% a favor de Mauricio Macri, pero si se hubieran publicado a las 9, la ventaja hubiese sido mayor. El gobierno por entonces no quiso mostrar nada hasta que la ventaja fuera mucho menor”, señaló Álvarez Álvarez.
Respecto de las presentaciones de Unidad Ciudadana ante la Justicia Electoral bonaerense, en la que el frente que candidatea a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner pide auditar el software del escrutinio, el funcionario nacional afirmó a Télam que no recibió ningún pedido por parte del juzgado que conduce Juan Manuel Culotta ni de la Cámara Electoral.
Aún así, dijo entender que la interpretación del artículo 108 de la ley electoral en la que se ampara UC no es la misma que “tradicionalmente hace la Justicia”, y comentó que como antecedente hay un pedido realizado en el mismo sentido por los fiscales informáticos de Cambiemos en 2015, que oportunamente fue rechazado.
“No fuimos puestos en conocimiento. Este es un software propiedad de la empresa Indra y, por lo tanto, no tiene la obligación de abrirlo. Lo que se hace es un acto público antes de las elecciones, cuando se lo muestra y se presenta un análisis que queda en manos de la Cámara Electoral”, explicó Álvarez Álvarez.
Ese proceso se conoce técnicamente como “hasheo” y supone que se guarda una copia al inicio del proceso y que, en caso de denunciarse alguna irregularidad, se lo pueda comparar para saber si fue modificado.
“No hay un control previo del estilo del que pide Unidad Ciudadana, y no lo hubo nunca. La interpretación que la Justicia hace del artículo 108 es la del acto público”.
El director electoral subrayó que Unidad Ciudadana no hizo la denuncia sobre el resultado porque tendría que sostenerla con datos, y los resultados “aun en una elección claramente excepcional” tuvieron un margen de error de 0,3%, dentro de los estándares internacionales.
La dirigencia de UC también había objetado el modo de contratación de la empresa Indra, responsable del escrutinio provisorio, y el diputado Rodolfo Tailhade criticó -en declaraciones a Télam- que se haya realizado una licitación privada a través del Correo Argentino.
Al respecto, Álvarez Álvarez dijo que -a través del proyecto de reforma política- el Ejecutivo pretendía delegar en la Cámara Nacional Electoral el escrutinio provisorio y que ese órgano judicial, a través de las acordadas de comienzo de este año, recomendó que el proceso lo encarara el Correo Argentino y no la Dirección Electoral.