EL SENASA EXTENDIÓ CONTROLES CONTRA LA LANGOSTA A 7 MILLONES DE HECTÁREAS EN EL NEA POR LA EMERGENCIA NACIONAL

17

El coordinador del Programa Nacional de Acricidios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Héctor Medina, informó hoy que la plaga de langostas afectan a 7.000.000 hectáreas en tres provincias del norte del países y consideró a la situación como “muy compleja”, lo que motivó que se haya declarado días pasados la emergencia nacional.
“En 2015/16 teníamos una manga que cubría 25 kilómetros cuadrados y ahora tenemos varias mangas en algunas provincias. En aquel momento trabajamos en una superficie de 700.000 hectáreas. Hoy nuestro equipo está desplegado en una superficie de 7.000.000 de hectáreas, lo cual muestra la magnitud del problema”, indicó Medina durante una jornada dedicada a esta emergencia agrícola en el marco de la 131° Exposición Rural de Palermo.
“La situación es muy compleja en el norte del país afectando las provincias de Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero. De todas maneras, esto no quiere decir que los insectos se coman esas 7.000.000 de hectáreas, sino que encontramos los focos en esas áreas de trabajo”, explicó,
El especialista del Senasa graficó el potencial destructor del insecto y la facilidad que tiene para desplazarse, cuestión por la cual, hace 4 días, se decidió declarar la emergencia nacional.
“Una langosta con viento a favor puede volar 150 kilómetros en un día, cuestión por la cual decretamos la emergencia nacional porque sabemos que un viento la puede depositar en cualquier parte del país en cualquier momento, por eso el peligro es grande”, afirmó.
Medina aseveró qué, hasta el momento, hubo afectaciones mínimas en cuanto a los cultivos, en especial en trigo, especie de más importancia implantada en la zona, aunque consideró que “por más que sean mínimas a nivel regional, para el productor esa pérdida le causa muchos perjuicios, porque le lleva una parte importante de su lote”.
De todas maneras, advirtió que la estancia del insecto en las provincias afectadas “puede cambiar si ésta entra en fase reproductiva, que es lo que estamos viendo, por eso la situación de alerta a nivel nacional”.
Dentro del organismo se maneja la hipótesis de que la plaga “podría ser una continuación de la emergencia que tuvimos el año pasado, pero a partir de julio de 2016 ya no tuvimos presencia de langostas significativa en Argentina. Sí hubo focos a partir de 2017 en Bolivia y Paraguay, por lo cual creemos que parte de la langosta que ahora está en Argentina dio toda la vuelta aquí, fue a Bolivia, después a Paraguay y volvió a bajar a nuestro territorio, magnificada porque fue aumentando en su número por su ciclo reproductivo”.
Para el control de la epidemia, el Senasa mantiene un trabajo en conjunto con las autoridades provinciales y los productores.
En primera instancia se hace un seguimiento vía terrestre a las mangas cuando éstas se encuentran en vuelo, para poder observar en qué superficie se asientan durante la noche.
Una vez determinado esto, se informa al productor y a las autoridades provinciales para que se realice a primera hora de la mañana fumigación vía aérea.
“Creemos que tenemos la capacidad de manejarlo, siempre y en cuanto tengamos los recursos y el apoyo del sector privado y público”, concluyó.
En la presentación también estuvieron presentes el ministro de Producción de Santiago del Estero, Fernando Gelid, y representantes de la provincia de Santa Fe y Salta, como también productores de las zonas afectadas.
Las autoridades hicieron un repaso de las acciones realizadas por las provincias y esgrimieron la necesidad de recursos para afrontar la situación.
Por su parte, el prosecretario de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y productor santiagueño, Juan Pablo Karnatz, indicó que “que el Gobierno nacional tiene que asumir un liderazgo más importante, en el sentido de que la plaga no espera a que los fondos estén disponibles la semana que viene. Los fondos tienen que estar disponibles hoy, porque sin billetera no se puede liderar nada”.
“Nosotros estamos trabajando en el tema desde el Gobierno anterior, porque negaban la plaga y desmantelaron los equipos de control de la langosta y, de esa manera, lo que estaba circunscripto a La Rioja y Catamarca se fue propagando”, concluyó.