EL REEMPLAZO DE APARATOS DOMÉSTICOS PERMITIRÁ AHORRAR ENTRE 10% Y 40% DEL ACTUAL CONSUMO ENERGÉTICO

35
Se lograrán ahorros de entre 10% y 25% en los consumos domiciliarios de gas y de hasta 40% en electricidad a partir del impulso del Estado para promover el reemplazo de aparatos domésticos por otros de mayor eficiencia energética, según evaluaciones coincidentes de operadores del mercado y técnicos consultados por Télam.
“El reemplazo de aparatos domésticos por otros de mayor eficiencia aportará un ahorro energético de entre el 10% y el 25% en el consumo de gas y hasta 40% en el de electricidad”, evaluó Nicolás Zimmerman, ejecutivo de Longvie, una de las principales productoras de aparatos domésticos de línea blanca de la Argentina, segmento en el que compiten marcas como Orbis, Eskabe y Universal, entre otras, dentro de un mercado interno de US$ 2.000 millones anuales.
En el mismo sentido que Zimmerman se pronunció Cristian Chas, gerente de ingeniería de la empresa Orbis, quién explicó que el ahorro por el uso de aparatos eficientes, solamente con el agua caliente, importa un ahorro de entre el 20% y el 35%.
Es por esta búsqueda de ahorro y eficiencia en el consumo de energía por lo que “el gobierno nacional apoya el proyecto de la senadora mendocina Pamela Verasay, de estímulos fiscales a la fabricación de calefones sin piloto, mientras alienta una ley nacional que establezca los lineamientos de una política de Estado en materia de ahorro y eficiencia y crea un fideicomiso específico para promover inversiones y potenciar el desarrollo de tecnologías nacionales que incluyan un uso eficiente de la energía”, según dijo a Télam la subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética, Andrea Heins.
El gobierno otorgó hasta fines del mes de junio créditos promocionales a pequeñas y medianas empresas por sumas de entre $ 100.000 y $ 2 millones, en el marco del Sexto Llamado del Fondo Argentino de Eficiencia Energética.
“Con el uso de artefactos muy eficientes y con las máximas certificaciones energéticas, por el lado del agua caliente sanitaria, los ahorros sobre el total del hogar podrían estar en el orden del 18%, teniendo en cuenta que sería posible utilizar colectores solares -llamados coloquialmente “calefones”- y utilizar complementariamente artefactos para el calentamiento de agua sin piloto”, indicó el arquitecto y consultor de la Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes de Argentina (Andima), Federico García Zuñiga.
Respecto a la participación de diferentes artefactos domésticos en el consumo promedio de gas en una casa, el 20% lo ocupa la cocina y 80% el calefón; no obstante, en temporada de temperaturas bajas, el 50% corresponde a la calefacción, en el orden de los 6 m3 /día.
Con un consumo anual de casi 45.500 millones de metros cúbicos a 9.300 Kcal (kilocalorías), la Argentina tiene el consumo de gas per cápita más alto de América del Sur, seguida por Venezuela, Bolivia, Chile, Colombia, Perú, Brasil, Uruguay, Ecuador y Paraguay, según surge de cifras de estudios oficiales y privados.
De esta cifra, 10.810 millones de metros cúbicos corresponden al sector residencial, 12.904 millones al industrial y 15.982 millones al consumo de las centrales eléctricas.
“Lograr un consumo eficiente significa reducir considerablemente el costo final de las facturas energéticas, tanto de gas como de electricidad”, dijo a Télam Nicolás Zimmerman, subgerente de Ingeniería de Producto de la empresa Longvie.
“El mayor porcentaje de consumo de un hogar -destacó el empresario- está en el calentamiento del agua”, ya sea por mecanismos eléctricos o de gas.
Zimmermann detalló que un piloto de un calefón encendido tiene un consumo promedio de 200 Kcal por hora, por lo que, “si tenemos en cuenta que hay un promedio de 5,5 millones de calefones instalados en todo el país, estamos hablando, solamente por esa vía, de 2.900 millones de metros cúbicos de gas por día”.
A su vez, Cristian Chas, de Orbis, detalló que “el ahorro de un calefón sin piloto, representa en la práctica el equivalente al consumo de gas para una ducha de entre 40 y 45 minutos”.
Otras empresas consultadas por Télam declinaron responder sobre sus posiciones frente al impulso a prácticas de ahorro y eficiencia energética.