EL PARLAMENTO CATALÁN QUERELLA AL JUEZ QUE FRUSTRÓ LA ELECCIÓN DE JORDI SÁNCHEZ

El parlamento catalán aprobó hoy presentar una demanda por prevaricato, contra el juez del Tribunal Supremo español que no permitió que el secesionista Jordi Sánchez salga de prisión, para asistir al plenario de su elección como presidente del gobierno de Cataluña, a pesar de que contaba con una recomendación favorable de la ONU.
La iniciativa fue aprobada por la Mesa de la cámara catalana -el órgano directivo-, que cuenta con mayoría independentista, en respuesta a la decisión judicial, que ayer obligó a suspender la sesión de investidura que estaba prevista para esta mañana.
“Estamos defendiendo los derechos de todos los diputados”, subrayó el presidente del parlamento catalán, Roger Torrent, después de que los letrados de la cámara catalana manifestaron sus dudas por considerar que la querella podría no ser de “interés público”.
Por iniciativa del partido de izquierda Catalunya e Comú-Podem, el parlamento también presentará una queja formal ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por la judicialización que está afectando la actividad política en Cataluña.
Según el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y los liberales de Ciudadanos, la querella por prevaricato -toma de decisiones judiciales a sabiendas de que son injustas- contra el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, es una acción “temeraria e imprudente”.
Alejandro Fernández, vocero parlamentario del PP de Cataluña, advirtió, asimismo, que con la querella se podría incurrir en una malversación de fondos púbicos.
Los independentistas interponen la demanda por considerar que el juez incumplió la recomendación del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que instó a España a “garantizar los derechos políticos” de Sánchez, al aceptar una demanda presentada por el líder secesionista cuando se le impidió por primera vez asistir a su propia investidura.
La medida servirá para ganar tiempo, aunque los independentistas se enfrentan al hecho de tener que presentar un nuevo candidato antes de que el 22 de mayo venza el plazo para formar gobierno y se convoquen nuevas elecciones de forma automática.
Sin embargo, la vocera de Junts per Catalunya (JxC), Elsa Artadi, sugirió que no presentarán un nuevo candidato, con lo que el escenario de las nuevas elecciones se presenta como lo más probable.
“Ya no se trata de buscar candidatos limpios. Llarena ha dejado por escrito que ningún candidato de Junts per Catalunya es elegible”, sostuvo Artadi.
El propio Sánchez, “número dos” de JxC, descartó dejar su banca de diputado hasta que “haya un gobierno legítimo”, según dijo en una entrevista con el diario digital “El Independiente” desde la cárcel de Soto del Real.