EL NUEVO PRESIDENTE DE ZIMBABWE INTEGRA SU GABINETE POS MUGABE CON ALIADOS Y MILITARES

17

El recientemente nombrado presidente provisional de Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa, anunció anoche a los 22 integrantes de su Gabinete, que estará integrado por aliados y militares que jugaron un rol decisivo para forzar la dimisión de Robert Mugabe.

El anuncio frustró las expectativas de que el primer Gobierno pos Mugabe incluyera integrantes de la oposición o a tecnócratas sin afiliaciones partidarias, como señal de cambio respecto a la forma en que gobernó el nonagenario líder.

En un comunicado emitido a altas horas de anoche y reproducido parcialmente por la agencia de noticias EFE, Mnangagwa, conocido como “Cocodrilo”, mostró que solo se rodeará de sus leales de la oficialista Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-PF, por sus siglas en inglés) y de las Fuerzas Armadas.

Entre ellos se cuenta el comandante de las Fuerzas Aéreas Perence Shiri, nuevo ministro de Agricultura, mientras que el general Sibusiso Moyo -que fue el encargado de anunciar a los zimbabwenses el 15 de noviembre que los militares habían tomado el control del país- será el nuevo canciller.

Mnangagwa también ascendió a destacados veteranos de guerra, como Christopher Mutsvangwa, líder de la Asociación Nacional de Veteranos de la Guerra de Liberación de Zimbabwe (ZNLWA, siglas en inglés) y promotor de masivas protestas contra Mugabe durante la crisis que llevó a su caída, quien será el ministro de Información.

Algunos miembros del anterior Gabinete se mantuvieron, como los de Salud y Educación.
El anuncio fue recibido con decepción, que se plasmó profusamente en las redes sociales hoy.

“Hasta ahora le habíamos dado el beneficio de la duda. Lo hicimos de forma genuina, quizás con una visión ingenua de que el país podría de verdad ir hacia adelante”, señaló el político opositor y ex ministro de Finanzas Tendai Biti, en su cuenta de Twitter.

“Tenemos ansias de cambio, paz y estabilidad en nuestro país. Cuán equivocados estábamos”, recalcó en un mensaje posterior.

También el popular magnate mediático Trevor Ncube, propietario del matutino NewsDay, calificó de “muy decepcionante” la elección hecha por Mnangagwa para integrar su gabinete.

“En su mayoría la gente que causó esta crisis ha sido reciclada. La luna de miel se acaba y llega la realidad. Su preocupación parece ser recompensar a aquellos que le llevaron al poder”, criticó en Twitter esta mañana.

El portavoz presidencial, George Charamba, argumentó que un Gobierno de unidad no sería práctico dado que a Zimbabwe le esperan elecciones presidenciales a mediados de 2018.
“Si se mira el calendario electoral estamos a más o menos seis meses de las elecciones. No tendría sentido hablar de ello (un Gabinete de unidad) para esos meses restantes”, dijo al estatal diario Herald.

“Los partidos deben prepararse para las elecciones”, agregó.

Mnangagwa juró como presidente provisional de Zimbabwe hace una semana, solo unos días después de que Robert Mugabe, arrestado por los militares la noche del 14 al 15 de noviembre, anunciase su dimisión tras 37 años en el poder.

Los militares negaron que se tratara de un golpe de Estado y dijeron que era una operación contra “criminales” del entorno del presidente, reforzada por la detención de varios aliados políticos de la ex primera dama, Grace Mugabe, quien aspiraba a ascender en el poder.

El choque entre Mnangagwa y la ex primera dama había llevado a su destitución como vicepresidente de Mugabe una semana antes del paso al frente de los militares.

Esta acción es leída como el detonante principal de la crisis que acabó con casi cuatro décadas de Mugabe en el poder.