Entre el Procrear, el programa Primera Casa y un instrumento para fomentar la creación de la vivienda, el Gobierno porteño entregará en 2017 créditos para más de 11.000 familias, lo que representa el plan más importante de los últimos 20 años y estará destinado a sectores de ingresos medios.
“Lanzamos el plan de acceso a la vivienda para la clase media más importante de los últimos 20 años, nunca hubo un plan tan ambicioso desde el regreso de la democracia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, remarcó a Télam el presidente del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), Juan Maquieyra.
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de una adaptación del Procrear, del programa porteño “Primera Casa” y el instrumento para fomentar la creación de la vivienda denominado “Fideicomiso” destinará 11.200 créditos en 2017.
A través de la versión adaptada del Procrear para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Gobierno porteño entregará más de 7.000 créditos durante 2017, en el que el IVC aportará un subsidio de 50%, lo que implica un préstamo de 50.000 pesos.
“Además subimos el monto de la propiedad a 2 millones de pesos, lo que permite ayudar a más familias en la ciudad”, precisó Maquieyra, al referirse a la versión adaptada del Procrear.
La tasa de financiación para este tipo de crédito estará actualizada por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), más el interés que cobre el banco privado, estará financiado a 30 años y el aporte mínimo del sujeto de crédito será de 10%.
La segunda herramienta, que integra el plan del Gobierno porteño, es el relanzamiento del programa “Primera Casa” a 30 años, que tiene una versión UVA y otra con tasa fija y “va a permitir a más de 3.000 familias a acceder a la vivienda”, sostuvo el presidente de IVC.
En el caso de la alternativa UVA, el aporte mínimo del tomador del crédito hipotecario será de 22%, mientras que la opción a tasa fija el mínimo será de 15%.
“Este programa está destinado a la clase media de la ciudad, es decir, para aquellas familias que tienen entre 2 y 7 salarios mínimos y ganan entre $ 16.000 y $ 65.000 aproximadamente”, sostuvo Maquieyra.
La tercera alternativa que provee el Gobierno es el programa de asociaciones intermedias, que le permite a las familias acceder a nuevas viviendas 25% menos que el costo del mercado y por el cual el Gobierno nacional aporta un subsidio de hasta el 30% del valor de la construcción, mientras que el Banco Ciudad sumará el 50% del financiamiento”, detalló el funcionario.
A través de este instrumento, denominado “Fideicomisos Buenos Aires”, el Gobierno brindará solución habitacional para 1.200 familias que sean integradas por algún miembro de un gremio.
Maquieyra precisó que entre los gremios que adhirieron al programa está Luz y Fuerza además de uno de los sindicatos que aglutinan a los docentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
“Con este plan de vivienda para la clase media terminamos de cerrar el círculo de la política habitacional en la Ciudad desde el regreso de la democracia”, aseveró Maquieyra, a la vez que enfatizó que a través del mismo “más de 11.000 familias van a poder acceder al sueño de la casa propia en 2017”.
La política habitacional de la Ciudad de Buenos Aires tendrá un impacto en 88.556 personas, 24,973 familias y 15.872 viviendas.
Los créditos incluirán a 1.042 familias del Playón de la Chacarita, en el Barrio 20 alcanzará a 9.200 núcleos familiares, mientras que en Carrillo serán 2.035 las familias beneficiadas.
El plan también beneficiará a familias del Barrio 31, Rodrigo Bueno, La Madrid y Camino de Sirgo.