EL GOBIERNO BRITÁNICO ESPERA QUE EL PARLAMENTO VOTE A FAVOR DE ABANDONAR LA UNIÓN ADUANERA

El ministro británico del Brexit, David Davis, dijo hoy que espera que el Parlamento “defienda” la política que sostiene el gobierno para abandonar la unión aduanera.
Los diputados realizarán mañana una votación no vinculante sobre el tema, después de que la Cámara de los Lores votó a favor de permanecer en la unión aduanera tras la salida del bloque comunitario, asestándole una dura derrota al gobierno británico.
En una comparecencia en el Parlamento, Davis también dijo que el “voto definitivo” de la Cámara de los Comunes sobre el acuerdo de salida del Brexit será vinculante para el gobierno.
Aseguró además que espera finalizar el tratado comercial con la Unión Europea (UE) antes del Brexit.
Sostuvo que el gobierno usaría los seis meses previos a que el Reino Unido abandone el bloque en marzo del próximo año para negociar un acuerdo comercial.
Ambas partes quieren acordar los términos de la salida del Reino Unido en una cumbre de líderes europeos en octubre, lo que permite a los parlamentos británicos y europeos aprobar cualquier acuerdo.
En la misma cumbre, el gobierno quiere asegurar una “declaración política” que establece la intención del Reino Unido y la Unión Europea para firmar un acuerdo de libre comercio una vez que el período de transición de 21 meses haya terminado.
Davis habló antes de una reunión de un subcomité del gabinete apodado el “gabinete de guerra del Brexit” de la líder británica Theresa May, que se realizará hoy por la tarde y que reunirá a los ministros para impulsar las negociaciones de salida de la UE en los próximos meses.
Se entiende que la unión aduanera no está en la agenda formal, pero se espera que el tema ponga a prueba la unidad del gabinete al máximo debido a la resistencia de los principales defensores del Brexit, como los ministros Boris Johnson y Liam Fox.
Según los medios británicos, con los laboristas, los demócratas liberales y el Partido Nacional Escocés (SNP), junto a un grupo de conservadores a favor de permanecer en alguna forma de unión aduanera después del Brexit, el gobierno corre el riesgo de una posible derrota cuando se realice la votación definitiva el próximo mes.