El Gobierno envió un equipo de trabajo especializado a Entre Ríos para articular los mecanismos de asistencia a las familias que sufren las consecuencias de las inundaciones, en tanto que continúa colaborando con las provincias afectadas por la emergencia climática mediante la intervención de las fuerzas federales y la distribución de recursos sanitarios e insumos de primera necesidad.

Las acciones son coordinadas por el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR), que depende de Jefatura de Gabinete de Ministros y cuya gestión operativa está a cargo de la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad.

El secretario de Protección Civil y titular del SINAGIR, Emilio Renda, destacó la gran cantidad de medios desplegados por las fuerzas federales en las provincias damnificadas y los recursos dispuestos por diversos ministerios y organismos del Estado nacional.

Subrayó que “existe una situación compleja y por eso estamos poniendo todos los medios a disposición y trabajando junto a los municipios y las provincias”.

La Secretaría de Gobierno de Salud del Ministerio de Salud y Desarrollo Social envió en las últimas horas, a través de la Dirección Nacional de Emergencias Sanitarias (DINESA), medicamentos y otros elementos a Corrientes y Chaco, además de facilitar a esta última provincia un camión sanitario.

Se trata de comprimidos de Amoxicilina 500 mg, Ibuprofeno 400 mg y Paracetamol 500 mg, además de pastillas potabilizadoras de agua y materiales de uso médico.

El secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein, viajará mañana a Corrientes y Chaco para analizar la situación sanitaria y articular mecanismos de respuesta con los funcionarios de esas provincias.

Los recursos sanitarios enviados se suman a los despachos de suministros básicos que realizó la cartera de Salud y Desarrollo Social a las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Chaco y Corrientes para que sean distribuidos a las poblaciones más comprometidas por los fuertes temporales y la crecida de ríos y arroyos que se registran en zonas del norte y el litoral del país desde los primeros días del año.

El subsecretario de Operaciones de Protección Civil de la Nación, Daniel Russo, detalló hoy que “el Estado nacional está entregando a la provincia de Corrientes 22 toneladas de alimentos” para ser distribuidos entre las familias damnificadas y afirmó que “la Nación está presente en esta etapa de necesidad”.

Russo recorrió hoy la localidad de Perigorría y el paraje Paso Tala, en el centro de la provincia, una de las zonas más perjudicadas por el agua.

Distintas cuadrillas del Ejército, Gendarmería, Prefectura Naval y la Policía Federal siguen realizando tareas de seguridad, asistencia y traslado de los vecinos que debieron abandonar sus viviendas y distribución de los suministros enviados a los centros de evacuados.

Trabajan con la ayuda de medios especiales y vehículos de gran porte dispuestos por las fuerzas junto a personal de Defensa Civil de las provincias y municipios, agentes de las policías locales y bomberos voluntarios.

El director de Respuesta de la Secretaría de Protección Civil encabeza el equipo que viajó hoy a Entre Ríos para articular las acciones de asistencia con las autoridades provinciales.

Las tormentas registradas en el transcurso de los últimos días en esta provincia y la crecida del río Uruguay provocaron anegamientos en las localidades costeras de Colón, Concepción del Uruguay y Concordia, entre otras.

El Ejército cedió una sede de la fuerza para ser utilizada como centro de evacuados en Concordia, en el noreste de la provincia, donde se constituyó un Comité de Emergencias.

En las márgenes del río se debieron realizar evacuaciones en seco por prevención para preservar las pertenencias y amortiguar los daños en las viviendas.

Efectivos de Prefectura Naval colaboran con la policía local para asistir a los vecinos y brindar seguridad en las zonas afectadas.

El secretario Renda y el subsecretario Russo recorrieron esta última semana las zonas más comprometidas de Chaco, Santa Fe y Corrientes para coordinar la asistencia con las provincias.

Renda explicó que “nos hemos preparado para esta situación con subsidios extraordinarios que fueron entregados a los cuarteles de bomberos voluntarios que se encuentran en zonas que sufren inundaciones”.

Se trata de 59 asociaciones que han recibido fondos extra para estar mejor equipados para ayudar a la población.

El secretario informó que de manera complementaria se va a adelantar el subsidio contemplado para el año 2019 a los cuarteles que están en zonas con mayor probabilidad de ser afectadas por emergencias.

La lluvia acumulada en distintas zonas de Corrientes y el desborde de ríos y arroyos internos por la acumulación de agua generó inundaciones en diversas zonas y tornó intransitables numerosos accesos.

Las fuerzas federales que están apostadas en la provincia continúan trabajando en los lugares más comprometidos y realizan operativos aéreos para asistir por medio de helicópteros a personas que quedaron aisladas.

Las zonas con mayor cantidad de evacuados son San Roque, Santa Lucia, Mercedes, Paso de los Libres, Santo Tomé, Empedrado, Concepción, Yapeyú, Colonia Santa Rosa, Perugorria y Chavarría.

La Dirección de Vialidad Nacional, dependiente del Ministerio de Transporte, interviene con la ayuda de Gendarmería para disminuir los inconvenientes ocasionados por un corte total en el kilómetro 874 de la ruta nacional 12, a la altura de la localidad de 9 de Julio, en el oeste de Corrientes, por el socavamiento del alcantarillado.

Estableció además cortes de tránsito provisorios en esta vía a la altura del kilómetro 715, en el tramo del puente Bailey en el Arroyo Guazú, desde las 20 horas hasta nuevo aviso; y en la ruta nacional 123, en la zona del puente sobre el río Miriñay, de 20 a 6 de la mañana.

Agentes de Vialidad Nacional y Gendarmería también trabajan en el kilómetro 550 de la ruta nacional 12, a la altura de la ciudad de Goya, a causa del socavamiento de la banquina en un tramo de aproximadamente 40 metros.

En Chaco, las acciones se concentran en áreas metropolitanas de Resistencia y en el interior de la provincia, sobre todo en el centro y el sur.

La cantidad de evacuados ascendía esta mañana a casi tres mil personas según el último reporte del SINAGIR.

Ayer, el secretario Renda se reunió con el gobernador Domingo Peppo y miembros del gabinete provincial para relevar el estado de situación y los requerimientos.

Mañana viajará a Resistencia el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartúa, para evaluar junto a las autoridades locales proyectos de mantenimiento y readecuación de los sistemas hídricos de la provincia.

En los departamentos santafesinos de Vera y 9 de Julio, en el extremo norte de la provincia, el Ejército mantiene su colaboración ante la persistencia de los anegamientos.

Las tareas se centran en las comunas de Villa Minetti y Margarita, donde trabajan junto a personal del área de Protección Civil de la provincia y de los municipios.

La fuerza también dispuso la utilización de helicópteros para brindar apoyo sanitario y llevar insumos a estos parajes.

Agentes de Vialidad Nacional prosiguen con los trabajos para montar un puente Bailey de emergencia en el kilómetro 863 de la Ruta Nacional 34, en la localidad santiagueña de Pozo Hondo.

La vía que conecta a esta provincia con Santa Fe y Tucumán continúa interrumpida desde que el puente ubicado a esa altura se desplomó por el caudal de agua que llevó el río Tajamar.

La Secretaría de Protección Civil envió al área de Defensa Civil de Santiago del Estero modernos equipos de radio para garantizar el flujo de comunicación en casos de emergencia, ya sea para requerir asistencia o reportar información.