Junto con el cambio de hábitos que impulsó la cuarentena obligatoria por el coronavirus, el delivery cobró protagonismo, de la mano de plataformas digitales que entregan a domicilio alimentos y preparaciones de restaurantes. Con los salones inhabilitados por las restricciones en la circulación y ante el cierre de sus puertas al público, la gastronomía debió reinventarse.

 

En este contexto, recientemente desembarcó en el mercado argentino Iters, una nueva app para comprar y vender comida casera, que se encuentra disponible para dispositivos móviles con sistemas operativos Android y iOS. En pleno aislamiento, ya funciona en tres distritos: Ciudad y Provincia de Buenos Aires, y Córdoba. Próximamente, arribará a más ciudades del interior del país. 

 

La aplicación ofrece preparaciones caseras elaboradas por cocineros profesionales y amateurs. Ya tiene más de 6000 usuarios registrados y 650 chefs que brindan sus servicios a través de la plataforma. Utilizando geolocalización, los clientes pueden ordenar platos caseros a precios convenientes, bajo la modalidad de retiro o envío a domicilio.

 

Delivery en auge

En la actualidad, e influidos por la cuarentena, el 90% de los usuarios de Iters prefiere recibir los pedidos desde la comodidad de sus casas, mediante entrega a domicilio, mientras que solo un 10% elige la modalidad de take-away (retiro por la casa de los chefs). 

 

Asimismo, el 70% de los cocineros realizan ellos mismos las entregas a domicilio, mientras que el porcentaje restante utiliza las plataformas de envío; y es que las apps de delivery encarecen el valor del producto final, dado que cobran comisiones que rondan entre el 15 y el 25%, a lo que hay que sumarle el IVA, por lo que la cifra aumenta considerablemente. 

 

Con las entregas a domicilio en manos de los mismos cocineros, los usuarios se ahorran hasta un 50%, si se tiene en cuenta los precios de las apps de delivery en los envíos. Mientras que estas cobran alrededor de $300, los chefs de Iters lo hacen por aproximadamente entre $100 y $150.

 

Las comidas más solicitadas en Iters son milanesas, pastas, hamburguesas, pizzas y empanadas “Hay una marcada tendencia  a los platos típicamente caseros, como los que cocinaban nuestras abuelas”, dice Aníbal Jiménez, fundador de Iters. “Hasta ahora, la demanda se concentra en Capital Federal y está muy equilibrada en cuanto a la oferta. Es decir, no se observa una mayor preferencia hacia algún cocinero en particular”, asegura.

 

Los fines de semana, cuando los clientes están más tranquilos porque generalmente no trabajan al igual que en la semana y pueden darse “un mimo” pidiendo comida en lugar de cocinar, el consumo aumenta. “La mayor demanda la registramos entre el jueves y el domingo”, sostiene Jiménez. Muchos reemplazan las típicas salidas que antes de la pandemia hacían a restaurantes por platos de especialidad.  

 

Actualmente, el tícket promedio por comensal en la app es de $631. Por la pandemia, en Iters suspendimos los pagos en efectivo para disminuir los riesgos de contagios a través del contacto físico con el dinero. Se puede abonar por medios digitales, como tarjetas de crédito y débito de todos los bancos o MercadoPago.

 

Compromiso con la comunidad

Actualmente, la gastronomía atraviesa un momento complejo por la pandemia y es una de las actividades industriales más golpeadas. Debido a la prórroga del confinamiento, Iters extendió por tres meses más (hasta octubre) la exención del cobro del fee mensual de $950 a los cocineros. Tampoco aplicará comisiones por ventas. Para los usuarios, no tiene ningún costo el uso de la aplicación.

 

Gracias a Iters, chefs y cocineros amateurs encontraron, en este complejo contexto, la oportunidad para dar a conocer su talento y generar ingresos extra desde las cocinas de sus casas. Así fue que muchos ya se unieron a nuestra comunidad.

 

Queremos ayudar a los profesionales del sector y a quienes quieran dedicarse a la gastronomía en esta difícil coyuntura. Es una manera de aumentar la generación de ingresos en este momento de incertidumbre y recesión, en el que muchos chefs no saben si volverán a sus puestos de trabajo. Otros, sin ser especialistas, son amantes de la cocina y encuentran una fuente alternativa de empleo en nuestra app, explica Jiménez.

 

Cualquier amateur o profesional con habilidades en la cocina, que desee vender comida desde su casa, puede sumarse. Por dudas o inquietudes, se puede escribir a info@itersapp.com.

En línea con las disposiciones gubernamentales, la app se suma a reducir la circulación de tránsito e implementamos medidas de limpieza y prevención. Reforzaron las normas de higiene entre los cocineros, acentuando el uso de elementos de protección personal (como barbijos, guantes y alcohol en gel) y la seguridad en los envases de los paquetes transportados. Al momento de entregar los pedidos, se evita el contacto físico, manteniendo una distancia interpersonal para disminuir el acercamiento lo más posible. 

 

Además, con el objetivo de reducir la generación y la utilización de plásticos, Iters les recomienda a los chefs disminuir lo máximo posible su uso. Como parte de su política de sustentabilidad, la app invita a los usuarios que deseen retirar sus pedidos en casas de los cocineros, a llevar sus propios recipientes y así contribuir al cuidado del medioambiente.