CINCO ESTRELLAS FLEXIBILIZA SU POSICIÓN ANTI BERLUSCONI

El Movimiento Cinco Estrellas (M5E), la fuerza italiana con un discurso de antipolítica que ganó las últimas elecciones, modificó hoy su negativa rotunda a asociarse con el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi y propuso que dé un “apoyo externo” a un eventual coalición de gobierno con la ultraderechista Liga Norte.
Tras cuatro rondas de consultas y 46 días sin poder formar gobierno, el M5E dio hoy un pequeño paso para tratar de desbloquear la parálisis en la que quedó varado el país tras las elecciones del 4 de marzo, en las que Cinco Estrellas se convirtió en la primera minoría del país y la alianza de derecha de Fuerza Italia (FI), Liga Norte (LN) y Hermanos de Italia (HdI) quedó a poco de sumar una mayoría absoluta en el Parlamento.
En ese contexto, el líder del M5E, Luigi Di Maio, reiteró hoy que su movimiento sigue vetando cualquier coalición de gobierno que incluya a Berlusconi, pero propuso un compromiso para terminar de sellar un acuerdo con la Liga Norte de Matteo Salvini.
“Esta mañana hablamos con la Liga Norte y dijimos que estamos disponibles a hablar sobre programas. Pero más allá de determinados límites no podemos ir”, aseguró Di Maio tras reunirse con la presidente del Senado María Elisabetta Alberti Casellati, quien ayer recibió el mandato del presidente Sergio Mattarella de explorar una posible coalición entre el M5E y la LN.
“Dije claramente que había disponibilidad a firmar un contrato de gobierno con Salvini y a hacer un gobierno sobre esa base. Dije que ese gobierno puede ser sostenido con un apoyo externo por Fuerza Italia y Hermanos de Italia, pero es claro y evidente que la interlocución tiene que ser entre nosotros dos”, afirmó Di Maio tajante.
“Estamos probando de todas las maneras posibles que queremos darle un gobierno a este país y estamos disponibles a considerar no hostil el apoyo de Fi y HdI a este contrato de gobierno. Pero sobre un contrato firmado por nosotros dos nada más”, agregó el dirigente de 31 años, que aspira a convertirse en el premier más joven de la historia del país.
“Nada está perdido, nada se cierra, pero no podemos ir más allá de los límites que ya marcamos, porque somos el M5E”, agregó Di Maio.
Mañana viernes, Alberti Casellati le expondrá sus conclusiones a Mattarella tras las rondas de consultas que encabezó ayer y hoy, y en base a lo que le diga, el mandatario decidirá cuál es el próximo paso. Si los partidos llegan a un acuerdo para formar una mayoría parlamentaria, el presidente podrá encargarles la formación de un gobierno.
Antes de que el M5N presente su nueva posición, Salvini, de la Liga Norte, se había mostrado optimista y expresó públicamente su “esperanza de que se llegue a superar la política del ‘no’ que muchos han llevado adelante hasta hoy”.
“Tenemos nuestra confianza en un gobierno que represente el voto de los italianos y un acuerdo entre el primero y segundo, es decir entre el centroderecha y el M5E”, planteó en esa línea el dirigente, de 45 años, tras una reunión de casi una hora entre las tres fuerzas de la derecha y Alberti Casellati.