EL CHAVISMO DICE QUE VENEZUELA NO ES UN PAÍS DE EMIGRANTES, PERO LAS ESTADÍSTICAS DICEN LO CONTRARIO

23

Un alto funcionario oficialista afirmó que Venezuela es “receptor de inmigración” y no “un país de emigrantes”, pese a que hay estadísticas que sostienen que más de dos millones de venezolanos abandonaron el país desde que el chavismo está en el gobierno.
“No es cierto que Venezuela es un país de emigrantes”, manifestó el defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, en declaraciones que hizo ayer a la emisora Unión Radio.
El funcionario aseguró que “Venezuela todavía es un país receptor de inmigración” porque “el flujo de las personas que entra es mayor que las personas que salen”.
Ruiz, que no suministró estadísticas, dijo que la entrada de personas a Venezuela “no se refleja en los grandes medios de comunicación”, según reprodujo la agencia de noticias EFE.
Además, sostuvo que la impresión de que en Venezuela hay un éxodo se debe a países que usan “como propaganda que han recibido mayor cantidad de personas que están solicitando asilo”.
No obstante, el funcionario admitió que están yéndose de Venezuela muchos jóvenes “de clase media” que creen que no tienen “esperanza” debido a la “falta de diálogo” político en el país.
“Al fallar el diálogo como debate, la resolución de conflictos por la vía pacífica, entonces empieza a fallar otra cosa que es la esperanza”, explicó.
“Si tengo problemas para conseguir un empleo, problemas de seguridad, me siento inseguro, no puedo acudir a algunos sectores, a alguna discoteca, la esperanza se pierde”, agregó.
El Observatorio de la Diáspora Venezolana (ODV) afirmó en marzo pasado que desde la llegada del chavismo al gobierno, a comienzos de 1999, más de dos millones de ciudadanos dejaron el país.
Los mayores receptores de venezolanos en ese período son Estados Unidos, con 440.000; España, con 230.000; Italia, con 150.000; Portugal, con 100.000; Colombia, Canadá y Panamá, con 50.000 cada uno; Francia, con 40.000, y la Argentina y México, con 30.000 cada uno.
“El ritmo de crecimiento de la emigración es tan rápido que es casi imposible mantener los datos actualizados”, dijo entonces el coordinador del ODV, el sociólogo Tomás Páez.
“Pero la gente lo puede percibir en el metro o en la calle: no hay lugar donde no escuches el acento venezolano”, añadió.
Las causas de la diáspora son los crecientes niveles de inseguridad ciudadana, inflación y desabastecimiento de productos de consumo y medicamentos, de acuerdo con el trabajo.
“En el cuestionario que hicimos en más de 40 países preguntamos por qué se iban y decían, por ejemplo, que la única nevera que estaba llena en Venezuela era la de la morgue, o que preferían despedir a sus hijos en el aeropuerto y no en el cementerio”, dijo Páez.
El ODV fue creado a fines de 2015 y en marzo de este año publicó su primer informe, basado en datos estadísticos de organismos oficiales de los países receptores de venezolanos.
En agosto último, el politólogo peruano Ian Vásquez señaló que en lo que iba entonces de este año más de 50.000 venezolanos habían pedido asilo en países extranjeros, “casi el doble que todo el año pasado”.
Vásquez es director del Centro para la Libertad y Prosperidad del Cato Institute, con sede en Washington, e hizo esa afirmación en un artículo publicado el 10 de ese mes en el diario estadounidense El Nuevo Herald.
El especialista destacó que solo Perú concedió permisos temporales de residencia a venezolanos, que hasta el 31 de julio pasado habían beneficiado a 11.000 personas.
“Los venezolanos se están fugando de una crisis nacional profunda y muchos de ellos están haciendo todo lo posible, incluso cruzar fronteras sin permiso, para atender las necesidades básicas de sus familias”, subrayó Vásquez.
A fines de agosto pasado, el diario Panorama, de Maracaibo -la capital del estado petrolero Zulia-, publicó un informe basado en datos de organismos oficiales de diversos países.
Según ese reporte, a Colombia ingresaron 1.260.957 venezolanos entre 2013 y 2016, y de allí salieron en el mismo período 907.642 venezolanos.
Con respecto a Ecuador, entre 2014 y 2016 ingresaron 164.565 venezolanos y salieron 142.729. En Panamá, entre 2010 y 2017, entraron 79.990 y salieron 25.272. Y en Paraguay, entre 2014 y 2017, ingresaron 9.780 y se fueron 8.413.
Asimismo, en Chile, las visas temporales otorgadas a venezolanos aumentaron de 383 a 8.381 entre 2005 y 2015, y las de residencia definitiva, de 184 a 1.349 en el mismo período.
El trabajo añade que a la Argentina ingresaron 38.540 venezolanos entre 2008 y 2017, y a Brasil, 12.000 entre 2014 y 2017.