EL CENTRO DE NIEVE PERITO MORENO TUVO EL MEJOR ARRANQUE DE TEMPORADA INVERNAL DE SU HISTORIA

18
El centro de actividad de nieve Perito Moreno, vecino a la localidad rionegrina de El Bolsón, registra una temporada invernal histórica en cuanto al movimiento turístico, gracias a sus tarifas accesibles y a la calidad de la nieve, que lo ubican en un nivel cercano al de San Carlos de Bariloche, el más importante de Latinoamérica, en la misma provincia.
El Centro de Alta Montaña (CAM) Perito Moreno -tal su nombre oficial-, que se encuentra a 25 kilómetros de El Bolsón y a 2.200 metros sobre el nivel del mar (msnm), recibió durante lo que va del invierno algo más de 9.500 turistas.
Este número, que tuvo su pico durante las vacaciones escolares en los principales distritos emisores del país -Ciudad y provincia de Buenos Aires y Córdoba-, es el máximo alcanzado en su historia durante el receso invernal.
El intenso flujo turístico reconoce dos motivos fundamentales, según sus responsables, que son las tarifas de los servicios para disfrutar de la nieve y el buen posicionamiento del CAM Perito Moreno, que es uno de los dos mejores para esquiar en Río Negro, junto al Cerro Catedral.
El encargado de Comunicación y Marketing de este centro de nieve, Martín Rubinetti, señaló a Télam que “mantener las mismas tarifas que el año pasado fue clave para atraer a los turistas”.
Rubinetti destacó que “un pase diario para acceder al cerro tiene un valor de 600 pesos, bastante menos que en otros parques de nieve”.
“Gracias a una promoción lanzada este año, los turistas de la Patagonia gozaron de un 15% de descuento adicional, lo que también hizo crecer el número de visitas”, añadió.
El responsable de Comunicación y Marketing del Perito Moreno remarcó que también “el apoyo de la provincia y del municipio para limpiar los caminos, preservar la infraestructura turística y garantizar los servicios luego de las intensas nevadas fue fundamental” para el éxito de la temporada de invierno.
Desde el CAM Perito Moreno se obtienen vistas únicas de los lagos Puelo y Epuyen y de las zonas de el Hoyo, Cholila, el Manso y el Maitén, entre otras ya en Chubut, lo que es otro motivo que atrae a más turistas.
La oferta turística se completa con el esquí para principiantes y para expertos, el Ski Retrack, las excursiones por zonas de nieve inexploradas, los paseos con raquetas por bosques de lengas helados y los espacios para los niños, donde se pueden realizar paseos en trineo y otras actividades.
El cerro cuenta con opciones gastronómicas de alto nivel, tanto en su confitería, ubicada en la base, como en su restaurante, que ofrece platos elaborados con los productos típicos de la Comarca Andina del Paralelo 42, que también integra la chubutense Lago Puelo.
Las actividades en la nieve también se extienden al Cerro Piltriquitrón, donde luego de una caminata se puede llegar al Bosque Tallado con sus 50 obras esculturales en los troncos en pie y acceder a un refugio con un mirador desde el cual se alcanzan vistas espectaculares de cerros y valles cordilleranos de la zona.
El intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, sostuvo que, a pesar de los temporales de nieve que afectaron a toda la región de los andes patagónicos la temporada invernal tiene “muy buena presencia de turistas”.
Pogliano resaltó que el éxito en esta estación “es posible gracias al trabajo conjunto de los sectores público y privado, que realizaron un gran esfuerzo para garantizar que todo funcionara bien”.
En ese sentido, la secretaria de Turismo de El Bolsón, Cristal Gutiérrez, mencionó que las más de mil plazas hoteleras del pueblo registraban un 70% de ocupación en promedio.
“Estimamos que hasta septiembre vamos a seguir recibiendo a un importante número de visitantes” porque el pueblo “cuenta con muchos atractivos que no están vinculados con la nieve”, añadió la funcionaria.
Al respecto, Rubinetti subrayó que “aspiramos a llegar a los 22.000 pases”, al fin de la estación, aunque aclaró que “en menos de un mes ya vendimos más de 9.500”.
El Bolsón ofrece otras posibilidades turísticas, como paseos por atractivos naturales como Cabeza del Indio, Cajón Azul, Camino de los Nogales y las cascadas de la Virgen, Escondida y Nahuelpan.
También actividades ligadas al turismo activo, como el canopy, el kayaquismo, el rafting, el senderismo, el parapente y las travesías en vehículos todo terreno, entre otras ideales para el invierno.