EL AUMENTO DE COMPONENTES ELECTRÓNICOS EN LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ ACERCA CADA VEZ MÁS AL “AUTO INTELIGENTE”

37
Los autos inteligentes comenzaron a hacer su camino en la Argentina, donde la industria automotriz experimentó en los últimos años una transformación masiva, a partir de la inclusión cada vez mayor de unidades de control electrónico, sensores y conectores, que permiten al conductor conocer el estado de los neumáticos, el motor, y las diferentes piezas de su vehículo, así como recibir asistencia en la conducción.
“El número de los módulos electrónicos en un automóvil promedio aumentó de 20, en el 2000, a 50 actualmente. Este número continuará creciendo a más de 100 dentro de los próximos años”, señaló a Télam George Kazantzis, director global de Marketing y Ventas de Henkel, fabricante de tecnologías adhesivas para la industria automotriz.
Por su parte, Eduardo Gualberto, director de Desarrollo de Negocios Estratégicos para Goodyear Latinoamérica, explicó a Télam que la compañía “cuenta en Argentina con un sistema de gerenciamiento de neumáticos, denominado Control Max, que mejora y optimiza las operaciones de las flotas de transporte”.
Precisó que esta herramienta permite “contar en tiempo real con una serie de datos y mediciones, como el mapeo de neumáticos, la gestión de rendimiento kilométrico, la proyección de remoción de los mismos, visualización de montajes, desmontajes y posiciones de los neumáticos, salidas para reparación y gestión de recapado”.
“El sistema cuenta con informes y seguimiento del rendimiento de neumáticos y recapado: performance, presión, profundidad de surco y movimientos. Y también auxilia al gestor con la proyección de compras y alertas de mantenimiento”, indicó Gualberto.
Precisó que “la implementación de Control Max se empezó como prueba en determinadas flotas de transporte en el país este año, y seguimos en la etapa de prueba”, pero remarcó que el objetivo de la empresa “es llevar esta tecnología al consumidor.
En tanto, el gerente corporativo de Soluciones Móviles de Bosch para Latinoamérica, Fernando Díaz, señaló a Télam que “dentro de las soluciones ofrecidas las más novedosas son las de asistencia al conductor”, y precisó que entre ellas está “el asistente de búsqueda de espacios posibles de estacionamiento mediando sensores ultrasónicos laterales de ultrasonido, el de maniobra automática de estacionamiento con la sola intervención del conductor sobre el acelerador, y el sistema de programa de control de estabilidad, que estadísticamente comprobado reduce significativamente el número de víctimas fatales por accidente”,
Tambén destacó que está “el sensor de fatiga del conductor que alerta para recomendar el descanso, y el alerta de desvío de carril”.
“Otras tecnologías muy poco disponibles en nuestra región y que empezaremos a ver más pronto son los sensores de radar para la detección ó alerta temprana de colisión en caso de una distracción del conductor, alerta predictiva de frenado. Todas estas soluciones y otras forman parte de la automatización de vehículo que lo acercarán cada vez al manejo autónomo”, afirmó Díaz.
En la misma línea, el director ejecutivo de Bosch, Volkmar Denner, aseguró a Télam que “pronto, los coches se convertirán en asistentes personales y manejarán digitalmente las citas previas con los talleres de reparación”.
“Mirando hacia los próximos cinco años, la mayor parte de la innovación en vehículos estará en los sistemas electrónicos, proporcionando un diferenciador clave a los fabricantes alrededor del mundo. Se trata de aplicaciones exigentes donde la fiabilidad es clave”, destacó Kazantzis.
Señaló que “estas aplicaciones son importantes impulsores para la industria automotriz” hacia el futuro auto inteligente.