Las entidades que representan a las pequeñas y medianas empresas manifestaron su apoyo a la moratoria tributaria y de seguridad social para el sector que lanzó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y que prevé plazos de hasta de 10 años de pago y quitas promedio del 42%.


La Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) consideró que el plan “permite recomponer y pensar en reactivar la actividad económica” al entender que “le saca el pie de encima a las pymes.


“Por fin tenemos un gobierno que lo que le pide a los acreedores externos lo traslada a los deudores internos, que son las pymes, que se han atrasado por las políticas aplicadas durante los últimos años y no porque han querido?, afirmó el presidente de Cgera, Marcelo Fernández.

(Fuente: Télam)