EL 50% DE LOS MEDIOS DE NOTICIAS DIGITALES DE LATINOAMÉRICA FUERON VÍCTIMAS DE CIBERATAQUES

20

El 50% de los medios de comunicación digitales independientes de América latina sufrieron ciberataques, cifra que en Argentina llegó al 24% de estos proyectos periodísticos y afectaron correos electrónicos, redes sociales, dificultaron su permanencia on-line e incluyeron campañas de difamación o descrédito por Internet, una forma “de censura y de venganza que se vuelve cada vez más común” en la región, concluyó el informe Punto de Inflexión que analizó 100 organizaciones de medios,
El documento, que se presentó esta semana, estudió 25 startups de noticias digitales por cada uno de estos cuatro países: Argentina, Brasil, Colombia y México, estudio que estuvo a cargo de SembraMedia, una empresa sin fines de lucro que apoya el periodismo emprendedor, en asociación con Omidyar Network, una firma de inversiones filantrópica, el primer estudio exhaustivo sobre el impacto que tienen estos medios y sus características internas y de sustentabilidad.
De la investigación se desprendió que “la mitad de las organizaciones consultadas sufrieron ataques informáticos por su cobertura noticiosa, desde cuentas de correo y de redes sociales hackeadas hasta ataques de denegación de servicio (DDoS, por sus siglas en inglés), hasta campañas de difamación o descrédito digitales”.
En un ataque DDoS, un hacker usa miles de computadoras para recargar un sitio web, lo cual lo vuelve imposible de visitar por otras personas.
“Cualquier persona puede pagar para lanzar un ataque DDoS en contra de un competidor, rival político o sitio web periodístico, por tan poco dinero como 5 dolares, usando servicios listos para su contratación que están en la parte oscura de la red. Esta forma digital de censura está popularizándose en América Latina, y alrededor del mundo”, destacó la pesquisa.
El problema es tan común para los medios digitales que Google desarrolló Project Shield, un servicio gratuito para periodistas, organizaciones de derechos humanos y monitores electorales. La organización sin fines de lucro equalit.ie, en Canadá, ofrece una protección similar a través de un servicio llamado Deflect, pero “muchos medios digitales nativos aún no están protegidos”, señaló el informe.
“Hackear correos de periodistas también parece estar haciéndose más común”, aseveró el estudio, que citó un artículo de The New York Times, de junio último, que denunció que “Carmen Aristegui, una de las periodistas más famosas de México, fue el blanco de un operador de spyware (software que recopila información del usuario sin su consentimiento) que se hizo pasar por la embajada de Estados Unidos en México, y le instruyó a hacer clic en un enlace para resolver un asunto con su visa”.
Aunque el artículo del diario estadounidense notó que no había prueba fehaciente para probar que el gobierno era responsable, “el despliegue de spyware por parte del gobierno mexicano ha estado bajo sospecha antes, incluyendo intentos de hackeo hacia opositores políticos y activistas que están en contra de intereses corporativos en México”.
Al respecto, el testimonio que aportó a la investigación Dal Marcondes, editor de la revista digital brasileña Envolver, resume parte del problema que tienen la mayoría de sus colegas: “Hemos sufrido muchos ataques cibernéticos. Una vez reemplazaron todas las imágenes de nuestro sitio con pornografía. Perdimos gran cantidad de contenido y nos tomó una semana reemplazar todas nuestras imágenes. Fuimos golpeados varias veces por un sistema que usa su servidor para redirigir tráfico desde tiendas en línea. Esto hace a nuestro sitio muy lento e imposibilita una actualización.Después de que eso sucedió varias docenas de veces, tuvimos que migrar a una infraestructura más robusta”,
Otros datos develados en Punto de Inflexión tienen que ver con el uso que hacen de Internet estos medios para sustentarse económicamente a través de campañas anuales de crowdfunding , de redes sociales para posicionarse y ganar mayores audiencias y las innovaciones que desarrollan para aprovechar la tecnología de la telefonía móvil.
Las publicaciones en este estudio “son usuarios fuertes de redes sociales, las que utilizan para la distribución de su contenido. Muchos de ellos tienen cantidades sustanciales de usuarios. Todos, excepto uno, utiliza tanto Twitter como Facebook. Un 70% usa YouTube, y un 62% usa Instagram. LinkedIn, Snapchat, Whatsapp, son utilizados por un 12%. Debe notarse que el uso de Telegram parece estar creciendo”, concluyó el informe.
Las iniciativas argentinas analizadas en este informe fueron: ADNSur, Argenieros, Buena Vibra, Caja Roja, Chequeado, Confluencia Digital, Cosecha Roja, Crímen y Razón, Crónicas de moda, Eameo, Economía Femini(s)ta, El gato y la caja, Eliminando Variables, El Meme, El Mirador, Escritura crónica, Linguoo, Maleva, Porven, Posta, Puchero News, Radio Colmena, Solo local, Tiempo Patagónico y Taringa.