ESTADOS UNIDOS RESPONSABILIZA A HAMAS POR LA VIOLENCIA EN GAZA

La Casa Blanca responsabilizó hoy al movimiento palestino Hamas por la violencia registrada durante las protestas en la frontera entre Israel y Gaza contra el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, en las que la represión israelí dejó más de medio centenar de muertos.
“Somos conscientes de los informes sobre violencia en Gaza hoy. La responsabilidad por estas muertes trágicas recae directamente en Hamas”, enfatizó en una rueda de prensa el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Raj Shah.
“Hamas está intencional y cínicamente provocando esta respuesta y, como ha dicho el secretario de Estado (Mike Pompeo), Israel tiene derecho a defenderse”, agregó el portavoz, según la agencia de noticias EFE.
Ante la pregunta de si Estados Unidos estaba pidiendo a Israel que modere sus acciones y si cree que tiene alguna responsabilidad, Shah se limitó a contestar que “no”.
En tanto, el Ejército estadounidense envió marines adicionales para custodiar distintas embajadas de Estados Unidos luego de que el gobierno de Trump formalizara su controvertida decisión de trasladar la se Israel desde Tel Aviv hacia Jerusalén.
Un vocero militar, el capitán Ryan Alvis, señaló que el Ejército no revelará la cantidad de marinos adicionales que se están desplegando o hacia dónde se dirigen, pero dijo que los refuerzos habían sido solicitados, informó el diario The Washington Post.
Por lo general, el Departamento de Estado solicita refuerzos para embajadas en momentos en que se considera que las instalaciones diplomáticas enfrentan una mayor amenaza de violencia.
Los refuerzos fueron enviados a Israel, Turquía y Jordania, según informó la cadena televisiva estadounidense NBC News.
Hoy, tropas israelíes abrieron fuego junto a la valla fronteriza entre Israel y la Franja de Gaza y mataron al menos a 55 palestinos que protestaban contra el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén.
Otros 2.700 palestinos resultaron heridos, según el Ministerio de Salud de Gaza.
La jornada fue la más sangrienta en Gaza desde una operación israelí de siete semanas contra Hamas, que controla el territorio, en el verano de 2014, luego del secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes por parte del grupo militante.