EEUU ACUSÓ A AL ASSAD DE PREPARAR “UN NUEVO ATAQUE QUÍMICO”

20

El gobierno de Estados Unidos aseguró hoy que detectó “potenciales preparativos” de “un nuevo ataque químico” en Siria y advirtió al gobierno del presiente Bashar al Assad que él y su Ejército pagarán “un alto precio” si esos ataques se llevan a cabo.
Este ataque tendría como efecto “probablemente” el “asesinato masivo de civiles, incluidos niños inocentes” de acuerdo a un comunicado de la Casa Blanca que comparó este hecho con “los preparativos que hizo el régimen antes del ataque con armas químicas del 4 de abril”, según informaron las agencia de noticias EFE y Reuters.
Con ello, la Casa Blanca aludió a otra acusación del mismo tenor realizada por Washington contra Damasco en el mes de abril, y que terminó con la decisión del Pentágono de lanzar 59 misiles contra una base militar del Ejército sirio desde la que -según Estados Unidos- se había preparado un ataque con gases tóxicos que mató a decenas de civiles.
En esa oportunidad, más de 80 personas murieron en la ciudad de Khan Shaykhun en un presunto ataque con gas venenoso del que Washington y algunas potencias occidentales responsabilizaron al Ejército sirio, una acusación que Damasco negó taxativamente.
“Como hemos dicho anteriormente, Estados Unidos está en Siria para eliminar al Estado Islámico. Sin embargo, si Al Assad lleva a cabo otra matanza masiva utilizando armas químicas él y sus militares pagarán un alto precio”, advirtió el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, en el comunicado.
El texto no entregó detalles sobre el origen de la información de los supuestos preparativos, pero fue interpretado por la prensa estadounidense como el prolegómeno de una nueva respuesta militar de Washington en la región.
Poco después de difundirse la nota, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, advirtió, en un mensaje en Twitter, que cualquier nueva matanza de sirios no será solo culpa de Al Assad sino también de Siria e Irán que se apoyan “en la muerte de su propia gente”.
Haley pertenece al ala más dura en política exterior de la Administración republicana y lanzó advertencias parecidas tras el ataque de abril.
Siria entregó en el año 2013 todo su armamento químico en el marco de un acuerdo con Estados Unidos y Rusia.
Sin embargo Washington asegura que el gobierno de Damasco retuvo parte de ese arsenal que utilizó desde entonces en varias matanzas de civiles.
El bombardeo de abril pasado supuso el primer ataque directo de Estados Unidos al Ejército sirio en los más de seis años del conflicto que golpea al país árabe y que causó centenares de miles de muertes y millones de desplazados.
Rusia respondió a la advertencia estadounidense y consideró “inaceptable” cualquier tipo de amenazas de Estados Unidos contra el “liderazgo legítimo” de Siria, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien añadió que Moscú considera “igualmente inaceptable e inadmisible la utilización de materiales químicos”.
Peskov aseguró que su país no encontró indicios de que el gobierno sirio vaya a perpetrar un ataque con armas químicas.
“Si los compañeros del servicio secreto y del Ministerio de Defensa tuvieran esa información, ya habrían comunicado esas sospechas”, señaló Peskov a la agencia de noticias Tass.
Rusia es uno de los aliados más cercanos de Al Assad
Los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Donald Trump y Vladimir Putin, prevén tener su primer encuentro bilateral la próxima semana, en el marco de la cumbre de líderes del G20 a la que ambos asistirán en la ciudad portuaria alemana de Hamburgo.