Autoridades de los Estados Unidos acordaron con Google el pago de una multa de 170 millones de dólares para resolver las acusaciones de que su subsidiaria YouTube recopiló de forma ilegal datos personales de niños sin el consentimiento de sus padres, según anunciaron.


La plataforma de videos había sido acusada de usar “cookies” -un tipo de archivo que se usa para rastrear la actividad online de los internautas- para conocer el comportamiento de los espectadores de los canales infantiles y usar esa información con fines publicitarios, informó la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés).

(Fuente: Télam)