ECOLATINA prevé para 2018 un crecimiento de la economía de 1,6%

Las perspectivas de expansión de la actividad económica para lo que resta de 2018 son magras pese a que el ritmo del primer trimestre del año fue sostenido al acumular una mejora de 3,5 por ciento, proyectó hoy la consultora Ecolatina.
“Estimamos que en 2018 la economía crecerá alrededor de 1,6 por ciento, lejos de la estimación oficial de 3,5 por ciento. Pese a que el nivel de actividad lograría seguir creciendo por segundo año consecutivo, ubicándose 2,7 por ciento por encima del pico anterior alcanzado en 2015, el PBI per cápita aún se ubicará apenas por debajo de su nivel máximo, con una caída de 0,4 por ciento”, precisó la consultora.
Ecolatina señaló que dos elementos juegan en contra del crecimiento: la sequía y la inestabilidad en el mercado cambiario, a lo que se sumará un menor crecimiento al esperado de la economía brasileña.
“En primer lugar, la sequía que afectó a la producción agrícola (soja y maíz) repercutirá sobre la perfomance del sector agropecuario que ya en el primer trimestre mostró una caída de 0,3 por ciento”, explicó en un análisis.
El segundo trimestre estará golpeado por el efecto que generó el fenómeno de “La Niña” sobre la cosecha de los principales cultivos oleaginosos, indicó.
Sumado a ello, la depreciación cambiaria que llevó el tipo de cambio de menos de 20,50 a 25 pesos por dólar, y la mayor inestabilidad financiera, podrían implicar una reconfiguración de la dinámica que adoptará la evolución de la economía real, dijo Ecolatina.
Hasta el momento, subrayó la consultora, la producción de bienes y servicios no transables era la que impulsaba el crecimiento, mientras que ahora éstas podrían ceder en parte el lugar a los sectores transables.
“Sin embargo, para frenar la corrida cambiaria, el Gobierno tuvo que ajustar aún más la política de reducción del déficit fiscal y establecer la tasa de interés real en su nivel récord, lo que enfriará la economía”, aseguró.
Por último, la reducción de las proyecciones de crecimiento de la economía brasileña, que pasarán de un 2,8 por ciento a fines del año pasado a un 2,5 por ciento, implicarán una merma de la demanda de nuestro principal socio comercial, lo que probablemente tenga un efecto negativo sobre algunos sectores de nuestra economía.
El análisis fue dado a conocer por la consultora luego que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer que el nivel de actividad económica había crecido 1,4 por ciento en marzo en términos interanuales, lo que permitió un acumular una mejora en el primer trimestre del 3,5 por ciento.