DUJOVNE: “EL PRINCIPAL DESAFÍO DEL G20 HOY ES MANTENER CIERTOS CONSENSOS Y LA UNIDAD DEL GRUPO”

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó hoy que “el principal desafío del G20 hoy es mantener ciertos consensos y la unidad del grupo” ante algunos acuerdos que actualmente “están siendo desafiados”, mientras que en el plano local consideró que la devaluación del peso argentino no generará más inflación.
En entrevista con Télam en Hamburgo, ciudad a la que arribó este mediodía acompañando a la delegación que encabeza el presidente Mauricio Macri para participar de la cumbre del G20 que comienza mañana, Dujovne se mostró optimista con el desarrollo que tendrá el encuentro de naciones, aunque admitió que “hay que trabajar para que no se dificulte” una declaración conjunta.
“Hay una continuidad en todos los G20, que es un continuo de temas que se van sucediendo, y en la actual coyuntura internacional lo mas importante es que se puedan mantener los consensos, que el grupo siga funcionando y que pueda seguir funcionando como un grupo que brinde respuestas en casos en los cuales la situación financiera del mundo se complica”, señaló.
En ese sentido, consideró que “el principal desafío del G20 hoy es mantener ciertos consensos y la unidad del grupo”.
Sobre si la nueva retórica proteccionista de Washington desde que asumió el presidente Donald Trump podía ser un factor que dificulte la confección de la declaración conjunta (que debe emitirse con el acuerdo de todos los países miembros), respondió: “El desafío es trabajar para que ello no ocurra, que no se dificulte y sigamos en un mundo integrado, y que se vea al comercio como una fuente del crecimiento”.
Sin embargo, agregó que “también hay que reconocer que algunos consensos que existían, como los referentes al cambio climático por ejemplo, hoy están siendo desafiados, entonces hay una tarea muy ardua de trabajo conjunto porque tenemos que seguir trabajando en comunidad los distintos países del mundo”.
Consultado sobre cuál puede ser el aporte distintivo de Argentina a este selecto club de naciones, el ministro sostuvo que nuestro país “hoy puede aportar muchísimo porque venimos al G20 con un gobierno que goza de un enorme respaldo y consenso doméstico, lo cual es muy importante a la hora de sentarse a la mesa de conversaciones”
“Además, en segundo lugar, podemos aportar mucho porque se ve a Argentina como un participante serio y responsable que puede actuar como uno de los anfitriones (en referencia a que Buenos Aires será sede de la cumbre el año próximo) que pone la mesa para que se produzca esta discusión y esta búsqueda de consensos, y no como una de las partes interesadas en uno de los extremos del conflicto”, agregó.
Con respecto a la situación económica de Argentina y consultado sobre los últimos datos económicos, Dujovne aseveró que la coyuntura actual “es la que en el Gobierno se esperaba”.
“Siempre confiamos mucho en lo que hacíamos. estábamos convencidos que los frutos que estamos viendo hoy eran los que tenían que producirse, era cuestión de tener paciencia. Hoy tenemos una economía que se está recuperando, la inflación está bajando, y eso permite dar soluciones a la gente, porque crece el empleo, el poder de compra de los salarios se recupera y eso se ve día a día en mejores indicadores económicos”, enfatizó.
Con respecto a si la devaluación gradual pero constante que el peso viene experimentado en los últimos días puede derivar en un incremento de la inflación, el ministro respondió que “no”.
“La Argentina hoy está exitosamente consolidando un esquema de flotación cambiaria en el que cada vez es menor la vinculación entre el movimiento de los precios domésticos y el tipo de cambio, como en ocurre en el resto de los países que ya han consolidado esquemas de este tipo”, remarcó.
Antes del diálogo con Télam, Dujovne mantuvo una reunión con su equipo de trabajo en el hotel Le Meridien -donde también se hospeda el Presidente- para diagramar las próximas jornadas, en las que estará involucrado en las sesiones plenarias del G20 que serán en el Hamburg Messe y en el que todos los ministros económicos tienen un papel preponderante.