DUJOVNE AFIRMÓ QUE EL DIÁLOGO DEL GOBIERNO CON LA CGT “VA A SEGUIR EL LUNES”

23

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó hoy que “el diálogo que tiene el Gobierno con las organizaciones sindicales es muy bueno” y “más allá de que la CGT haya convocado a un paro para mañana, el lunes el diálogo va a seguir”, durante la Conferencia Internacional de Economía y Finanzas que sesiona en el porteño hotel Park Hyatt, organizada por el Banco Ciudad.
Dujovne defendió los cambios tributarios impulsados por el Poder Ejecutivo y afirmó que el pacto fiscal suscripto con 23 de los 24 gobernadores “es la base de todas las reformas”, al participar en un panel que integraron dos ex economistas jefe para América Latina del Banco Mundial (Sebastián Edwards y Augusto de la Torre) y una profesora de la Harvard University’s Kennedy School of Government (Carmen Reinhart).
El acuerdo con las provincias, dijo el ministro, fue posible porque “después de las últimas elecciones buena parte de la oposición comprendió que el horizonte de Cambiemos en el poder puede ser más largo de lo que pensaban en el pasado”.
“Esos sectores entendieron que es más útil negociar intereses específicos, cómo se asigna la obra pública, mayor participación en el diálogo acerca de cuestiones regionales, que generar un daño al oficialismo que no tienen a quien ofrendar”, explicó Dujovne.
“La oposición -insistió- no tiene a quién ofrendarle la obstrucción que le pudiera hacer al gobierno nacional; todavía no hay una alternativa opositora muy clara”.
El ministro señaló que “elegimos un programa económico para crecer porque aumenta la inversión en capital físico y humano, se innova más con mejores salarios reales y baja la pobreza en un contexto donde, para todo eso, tenemos que abrirnos al mundo”.
Dujovne sostuvo que hoy existe “un Banco Central independiente con metas de inflación, en un esquema donde estamos intentando estabilizar el nivel de precios con tipo de cambio flotante, lo que implica costos adicionales de corto plazo, y queremos converger al equilibrio fiscal”.
“Para que sea el sector privado el que invierta tenemos que ser solventes, y no se puede tener solvencia fiscal con bajo crecimiento; por eso se decidió modificar la estructura impositiva y reformular la relación Nación-provincias”, agregó el titular de Hacienda.
Mencionó en ese sentido la “sub representación” de la provincia de Buenos Aires, que genera el 38% del PBI del país y tiene igual proporción de la población nacional, con niveles de pobreza más altos que el promedio, mientras recibe apenas 20% de los recursos de la coparticipación federal de impuestos.
“Esto genera una endogeneidad de la pobreza, ya que sin recursos no se puede mejorar la educación, la seguridad y la infraestructura”, definió Dujovne.
El ministro dijo que “tenemos que resolver la situación del gasto público, que no sólo la Nación sea responsable en lo fiscal sino también las provincias, y a la vez, estabilizar la evolución de nuestro sistema previsional”.
Desde 2009, cuestionó, rige un esquema de ajuste (de haberes jubilatorios) “creado por un gobierno que mentía con las estadísticas y diseñó una fórmula que mezclaba conceptos, aceleraba la inflación y hacía que los haberes cayeran en términos reales”.
“La única ventaja de la situación heredada -indicó el ministro- fue un nivel de deuda muy bajo, de 22% o 23% del PBI frente a un promedio de 50% de los países emergentes, porque el gobierno anterior no era confiable para los prestamistas”.
Dujovne admitió que la necesidad de financiarse en buena medida en el exterior conlleva “riesgos de liquidez”, que se irán reduciendo, ya que “en 2019 vamos a tener un programa financiero mucho más chico y un mercado de capitales local más grande que en la actualidad, con lo cual la mayor parte se va a cubrir en el mercado local”.
Cuestionó luego el concepto de “gradualismo fiscal”, ya que se bajó el déficit fiscal y el recorte de impuestos en el último bienio aportó 2 puntos del PBI de recursos al sector privado, pese a que este año no se contó con el punto de ingresos que en 2016 implicó el blanqueo de capitales.
“Para adelante -anticipó- el camino es el mismo, bajar impuestos paulatinamente, porque a la vez tenemos que bajar el déficit, así que en el conjunto no somos tan graduales ya que hacemos dos cosas a la vez”.
“La gran novedad es el aporte de las provincias, que en 5 años reducirán sus tributos, en especial los distorsivos, por 1,5% del PBI, todo lo cual nos da la chance de generar condiciones para que el crecimiento potencial de la Argentina supere el 3% por año”, concluyó el ministro.