Dolar y LEBAC generan incertidumbre en mercados de granos

Por Pablo Adreani – La Nacion Campo – 25 Mayo 2018

Hasta el momento de escribir esta columna el gobierno todavía no había decidido si efectuaría cambios en el sistema actual de retenciones, baja gradual del 0,5% por mes para la Soja, y 0% actual  para el resto de los productos. No es aconsejable cambiar las reglas de juego de acuerdo a como sople el viento, y este es uno de los motivos por los cuales la Argentina no es todavía un país confiable. El productor agropecuario no sale de las Lebacs y va corriendo a comprar dólares, se dedica a hacer lo que más sabe, esto es producir. Ahora bien producir en un contexto donde se cambian las reglas de juego es realmente una difícil tarea. La actividad agropecuaria se sustenta en sembrar esperanza, y para ello el productor invierte 10,000 millones de dólares todos los años, con la esperanza de poder cosechar si el clima lo permite, y luego poder tener un precio aceptable que le permita mantener la rentabilidad de su negocio, para luego volver a invertir la próxima cosecha. El sector ha demostrado que sin retenciones, como en el caso del trigo , el girasol y el maíz, produjo un fuerte incremento de la superficie y producción en cada uno de los cultivos. Si tuviéramos que proyectar la Argentina agropecuaria al 2019, con el actual nivel de retenciones, podríamos aspirar a un incremento de 1 millón de hectáreas en trigo y otro millón de hectáreas en maíz. En términos de volumen la producción probable podría llegar al súper record de 135 millones de toneladas. El factor clave para esta próxima campaña 2018/19 es el financiamiento, deberá haber un esfuerzo Publico Privado para generar las condiciones de financiamiento acordes con la gravedad de lo sucedido en esta última cosecha.

Mientras tanto los mercados mostraron caídas en todas las posiciones futuras y en todos los productos, siguiendo la tónica bajista que marco el mercado de Chicago durante el cierre de la jornada del Jueves pasado. El cierre del MATBA para trigo posición disponible mostro caídas de 3 u$s/ton cerrando finalmente a 254 u$s/ton. Prueba que la firmeza de este mercado es por la mercadería disponible se comprueba con los precios de las posiciones futuras, Julio a 251 u$s y Septiembre a 250 u$s/ton. Hay que prestar mucha atención a los precios del trigo nueva cosecha, 185 u$s/ton para Diciembre y 189 u$s/ton para Enero. El productor no se debe encandilar con el trigo disponible a 254 u$s, al momento de decidir su siembra 2018/19, debe poner el foco en el precio del trigo Enero que cotiza en un valor razonable. Más tarde o más temprano el precio del trigo disponible deberá converger con el precio del trigo nuevo, con el solo correr del calendario. Es por este motivo que la sugerencia para los productores que tengan trigo disponible es vender un porcentaje de sus existencias, a un precio que es el más alto de los últimos 5 años.

El maíz está comenzando a mostrar síntomas de fatiga, aunque la baja de esta semana no se sabe si fue por fundamental del mercado o por el rumor de la vuelta del 10% de retenciones. Lo concreto es que el disponible aterrizó en 180 u$s/ton luego de haber acariciado los 185 u$s a comienzos de semana. El panorama esta tan incierto que no obstante ellos también recomendamos vender un porcentaje de existencias para ir capturando precios que se ubican en el último tercio de la pirámide.

La soja es un misterio por la incertidumbre que ha generado el gobierno, con un cierre bajista, perdió más del 2% el jueves pasado, el disponible cotiza a 303 u$s/ton y va al camino psicológico de tocar los 300 u$s/ton y a partir de ahí perforarlos. Pensamos que es momento de tomar decisiones, vender cuando el margen es bueno y no especular a la suba infinita, el cisne negro ya apareció.