DIPUTADOS TRATARÁN LA CONCESIÓN DEL SUBTE CON UNA PRÓRROGA A METROVÍAS PARA OPERAR EL SERVICIO

El oficialismo porteño en la Legislatura convocó para la semana próxima a un plenario de comisiones destinado a tratar el llamado a licitación para la concesión del servicio de subterráneo en la Ciudad de Buenos Aires, el cual prevé una prórroga hasta diciembre del 2018 en el manejo del sistema de transporte a la empresa Metrovías.
Fuentes legislativas indicaron a Télam que el martes se reunirán los diputados de las comisiones de Obras y Servicios Públicos, Tránsito y Transporte y de Presupuesto para poner en consideración el proyecto del Ejecutivo porteño en torno al futuro de la operación y el mantenimiento del servicio de las cinco líneas de subte y el Premetro.
La iniciativa del oficialismo, que tiene fecha de debate el 2 de noviembre en el recinto, autoriza a la administración porteña a llamar a una licitación pública nacional e internacional para la concesión del servicio por un período de 12 años, con la opción de tres más.
En tanto, la oposición porteña tendrá el martes la oportunidad de exponer los proyectos presentados desde los distintos bloques al respecto que promueven la estatización del servicio.
El proyecto de ley de Vamos Juntos establece que los oferentes que vayan a presentarse a la convocatoria “deberán acreditar experiencia específica no menor a 15 años en la operación de subterráneos o metros y deberán haber transportado en los últimos tres años no menos de 150 millones de pasajeros”.
También indica que “el concesionario deberá constituir una Sociedad Anónima cuyo único y exclusivo objeto sea prestar el servicio público de subte” y agrega que “la retribución del concesario por la operación y mantenimiento del servicio será establecida a través de un canon mensual/criterio pasajero-kilómetro”.
Y obliga al futuro operador a “absorber, a su exclusivo cargo y costo, el personal en relación de dependencia que, a la fecha de la toma de posesión del servicio, esté afectado en forma exclusiva al subte, de acuerdo al listado de dotación aportado por Sbase”.
Justamente, Sbase tiene a cargo la administración del servicio desde 2012, cuando Nación lo transfirió a la Ciudad de Buenos Aires.
Metrovías es concesionaria del servicio desde la década de 1990, cuando comenzó a explotar el subte por un convenio firmado con la Nación y siguió a cargo posteriormente cuando pasó a manos porteñas.
La continuidad de Metrovías fue contemplada mediante un acuerdo de “operación y mantenimiento de los bienes afectados a la red de subterráneos y Premetro” celebrado en 2013 por dos años, con una prórroga posterior que caducará el 31 de diciembre próximo.
No obstante, el proyecto que tratarán los diputados porteños la semana próxima contiene una cláusula transitoria que sostiene que el Gobierno de la Ciudad podrá prorrogar el actual contrato de concesión hasta tanto el futuro adjudicatario “tome efectiva posesión del servicio”, pero aclara que ello no se podrá exceder del 31 de diciembre del 2018.
Y concluye en que Metrovías “deberá asegurar la regularidad y continuidad de la prestación del servicio no pudiendo consumar el abandono de éste en ningún momento”.
Por otra parte, existen discrepancias en la Legislatura respecto de la cantidad de votos que requiere el proyecto para su aprobación en el recinto en el marco de la sesión ordinaria del próximo 2 de noviembre, fecha elegida para el tratamiento del tema.
Por un lado, el interbloque de Vamos Juntos asegura que demanda 31 manos alzadas, dado que es la concesión de un servicio público, mientras que desde la oposición se sostiene que, por el contrario, necesita de 40 respaldos ya que se está poniendo en consideración “un dominio público”.