DIPUTADOS: A CAMBIEMOS NO LE ALCANZARON LOS VOTOS PARA EXPULSAR DEL CUERPO A DE VIDO

19
La Cámara de Diputados rechazó hoy por 138 votos contra 95, y tres abstenciones, la expulsión del diputado Julio De Vido, al no alcanzarse el respaldo de los dos tercios de los miembros presentes del cuerpo, en una sesión especial donde hubo encendidos debates sobre las denuncias de corrupción en la obra pública durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.
Si bien el oficialismo ganó la votación, no tuvo los dos tercios que se exigen en el artículo 66 de la Constitución Nacional para sancionar la conducta de un legislador, ya que le faltaron 20 votos para expulsar al ex funcionario K.
En una encendida sesión especial que se extendió por espacio de más de nueve horas, De Vido, quien como ministro entre 2003 y 2015 manejó la obra pública, la energía, las telecomunicaciones, la minería, la vivienda, los recursos hídricos y durante gran parte de esos años el transporte, enfrentó duros cuestionamientos y fue acusado de corrupto por legisladores oficialistas.
De todos modos, De Vido fue salvado de su exclusión con el respaldo de los legisladores del Frente para la Victoria y sus tres aliados, y otras bancadas escindidas del kirchnerismo como el Movimiento Evita, y los sindicalistas Omar Plaini y Héctor Daer.
En este contexto también apoyaron al ex ministro K, el Frente Cívico de Santiago del Estero que responde a Gerardo Zamora, Compromiso Federal, que conducen los hermanos Rodríguez Saá, y media docena de diputados del bloque Justicialista.
También fue una sorpresa el voto favorable a De Vido de los diputados de izquierda, Pablo López, Natalia González y Soledad Sosa, y de Alcira Argumendo de Proyecto Sur, en tanto que se abstuvieron Juan Carlos Giordano,
Natalia González y la justicialista Silvina Frana.
En tanto, el oficialismo, con 86 bancas, contó con el respaldo del Frente Renovador, que aportó 33 de sus 37 votos, del bloque justicialista, y varios legisladores de monobloques como el puntano Claudio Poggi, el salteño Alfredo Olmedo y tres ex massistas.
La sesión especial comenzó poco antes del mediodía, pero el debate de la expulsión de De Vido dos horas después, debido a que en el primer tramo se plantearon cuestiones de privilegio y un contrapunto entre la macrista Silvia Lospenatto y la massista Graciela Camaño.
Uno de los momentos más álgidos fue cuando De Vido ejerció su defensa al afirmar que “no le doy legitimidad a quienes me imputan, ni al método que es claramente violatorio del artículo 66 de la Constitución”.
“Soy el blanco de un plan sistemático de marketing, escrito con precisión en muchos libros de los asesores extranjeros del presidente Macri, donde el enemigo tiene que ser destruido, desmoralizado, aniquilado, hasta llevarlo a terminar incluso con su propia vida. Léanlo, es así de morboso y así de tristemente cierto”.
Subrayó además que “buscan destituirme y destruirme en lo personal con ataques arteros sobre mis acciones como ministro. Sepan que la forma en que están siendo planteados y llevados a la justicia esos temas tienen la misma liviandad con la que se discutió, en estos días, ante la comisión de Asuntos Constitucionales, el encuadre legal de mi destitución”.
Una de las más duras contra De Vido fue la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrio, quien reclamó hoy la expulsión de Julio De Vido de la Cámara de Diputados por “infame traidor a la Patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional” y dijo que en el 2003, “cuando se le entregaron los plenos poderes, empezó la matriz del saqueo de la Nación”.
Tras recordar que en la reforma de la Constitución de 1994 “se incluyó a la corrupción como atentado al orden democrático cuando conlleva enriquecimiento ilícito, que los califica como infames traidores a la patria”.
En el cierre del debate, el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, defendió la decisión de impulsar la expulsión de Julio De Vido, y señaló: “No importa si no alcanzamos el objetivo lo que tenemos que hacer es sembrar valores” y agrego que “es importante enfrentar la corrupcion y la impunidad”.
Previamente, el debate fue abierto por el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, quien aseguró hoy que el “honor de esta cámara exige que sea excluido Julio De Vido” porque “es indigno” de estar en ese cuerpo y por ser “el responsable de grandes desaguisados cometidos cuando estuvo a cargo del Ministerio de Planificación Federal, que causó enorme perjuicio al Estado y a los argentinos”.
En el cierre del debate, el jefe de la bancada del kirchnerismo Héctor Recalde, dijo: “No podemos modificar los tratados internacionales que exigen una condena firme” para separar un legislador del Congreso y acá “nos tiene que preocupar lo que está pasando en el país”.